Miami 14 abril 2016

Kerry: Cuba debería admitir cualquier visita en los cruceros

MIAMI (AP) — La ley cubana que prohíbe que las personas nacidas en la isla regresen por vía marítima es una forma de discriminación y debería ser eliminada, dijo el jueves el secretario de Estado, John Kerry.

Kerry dijo que la política es una forma de discriminación a los ciudadanos nacidos en Cuba y los inmigrantes, y debería ser eliminada si es que el gobierno comunista cubano está dedicado a tener una relación plena y normal con el resto del mundo.

"El gobierno de Estados Unidos jamás apoyará, jamás condonará la discriminación, y el gobierno cubano no debería tener el derecho de obligarnos a contar con una política de discriminación contra las personas que tienen derecho a viajar", dijo Kerry en una entrevista con CNN en Español y el Miami Herald. "No deberíamos estar en una situación en la que el gobierno cubano nos imponga una política discriminatoria. Si quieren una relación plena y normal, deben guiarse por las leyes internacionales".

Kerry dijo que "Carnival no debe discriminar", pero no sugirió que cancele su ruta a Cuba.

Estados Unidos también tiene un complicado grupo de estándares de ingreso y migración al país, que no son iguales para todas las nacionalidades.

Carnival Corp. le ha negado la venta de boletos a cubanos-estadounidenses debido a dicha ley, con el argumento de que debe cumplir con las políticas de visado, ingreso y salida de cada país al que visitan sus embarcaciones. Pero la compañía informó que ha hecho una solicitud al gobierno cubano para que cambie su política marítima.

Dos cubanos-estadounidenses demandaron a Carnival Corp. alegando que la política viola sus derechos civiles. La prohibición únicamente aplica a viajes marítimos y no a otra forma de transporte hacia Cuba.

Kerry se reunió en Miami con miembros de la comunidad empresarial cubano-estadounidense. También dio un discurso a estudiantes del Miami Dade College.

Estados Unidos y Cuba comenzaron a normalizar sus relaciones diplomáticas a finales de 2014, luego de más de medio siglo de distanciamiento. Desde entonces, ambas naciones reabrieron sus respectivas embajadas en Washington y La Habana, y el mes pasado, Barack Obama se convirtió en el primer presidente en activo de Estados Unidos que visita la isla en casi 70 años.

Previo a la histórica visita de Obama a La Habana, el gobierno facilitó que los estadounidenses visiten Cuba al permitirles viajes individuales en lugar de tomar costosas visitas guiadas en grupo. El cambio de reglas convirtió una prohibición al turismo estadounidense en Cuba en un sistema basado en el honor.

Previamente, Obama abrió la puerta a la restauración del tráfico aéreo comercial entre ambas naciones, y se ha acordado un programa piloto conjunto para reiniciar el servicio postal directo; firmó dos acuerdos de protección ambiental e inició pláticas en temas que van desde los derechos humanos hasta la compensación por propiedades estadounidenses confiscadas por la revolución cubana.

Y aunque el gobierno de Obama ha presumido el descongelamiento en las relaciones, los esfuerzos no han sido universalmente elogiados. Los legisladores republicanos se resisten a la idea de restaurar vínculos diplomáticos, y el movimiento se ha convertido en tema de campaña durante las elecciones presidenciales.

El senador de Texas, Ted Cruz, cuyo padre nació en Cuba, ha criticado los renovados vínculos y dijo que Obama no debió visitar la isla mientras la familia Castro seguía en el poder.

El embargo comercial que lleva décadas aún permanece vigente y no se puede abolir sin la aprobación del Congreso.

Kerry dijo el jueves que Cuba necesita seguir atendiendo las reformas de derechos humanos y otros cambios, antes de que exista la posibilidad de que se levante el embargo.

___

Alicia A. Caldwell está en Twitter como: www.twitter.com/acaldwellap

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario