Deportes 14 abril 2016

Kerr disfruta el momento mientras Warriors hacen historia

OAKLAND, California, EE.UU. (AP) — Steve Kerr ha dejado algo en claro: esta inolvidable temporada no se trata sobre él. Ni cerca.

Pese a estar directamente vinculado con los Warriors de Golden State y los Bulls de Chicago, con quienes jugó hace 20 años y cuya marca de triunfos en una campaña fue recientemente superada por el equipo al que ahora dirige.

Kerr argumentará que después de todo ni siquiera fungió como entrenador en los primeros 43 juegos de la campaña y en el inicio de temporada en que los Warriors registraron marca de 24-0.

Quiere que su lugarteniente Luke Walton sea quien reciba el reconocimiento adecuado por el asombroso arranque de temporada antes que pudo reaparecer el 25 de enero tras una ausencia provocada tras complicaciones por dos cirugías de espalda.

En su segunda temporada como entrenador de los Warriors, Kerr bromea sobre qué fácil ha sido para él dirigir una alineación que cuenta con Stephen Curry, el actual jugador más valioso de la liga, Draymond Green y Klay Thompson.

"A lo largo de 82 partidos, las órdenes del entrenador se desgastan con rapidez, por lo que afortunadamente Luke dirigió los primeros (43), así que no tuvieron que escucharme tan seguido", declaró Kerr con su usual tono afable. "Pero pienso que lo que tratamos de hacer es no preocuparnos realmente sobre triunfos y derrotas. Se trata más sobre cómo jugamos".

Sin embargo, Kerr encaró constantemente durante las últimas semanas preguntas sobre las victorias y la búsqueda de un récord —el intento de Golden State por superar la marca de 72-10 de los Bulls de 1995-96, para ser exacto. Si bien Kerr reconoció su preocupación sobre haber invertido tanto esfuerzo en un objetivo que no sea ganar un título, al final cedió ante los deseos de sus jugadores.

El mes pasado, reunió al equipo y preguntó a los jugadores si deseaban ir tras la marca o tomarse un descanso con miras a la postemporada. Cuando la mayoría se manifestó a favor de buscar los 73 triunfos, Kerr accedió sólo con la promesa de que serían honestos con él respecto a sus condiciones físicas y cuando necesitaran descansar.

"Es el entrenador del año. Cuando uno dirige un equipo hacia el record que tenemos y las cuestiones tras bambalinas, tiene que estar orquestando todo", aseguró Thompson.

Golden State recibe a Houston el sábado al arranque de los playoffs.

Kerr jugó los 82 partidos de Chicago en la temporada 1995-96, tal como lo hizo en cuatro años consecutivos — de la campaña de 1993-94 hasta la de 1996-97. Se enorgullece de la durabilidad y estabilidad que aportó a los Bulls mientras ganaban tres campeonatos.

Luego obtuvo dos títulos más como jugador en San Antonio antes de iniciar una exitosa carrera del otro lado de la cancha.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario