Miami 25 mayo 2016

Juez sopesa si 21 cubanos llegaron a territorio de EEUU

MIAMI (AP) — Un grupo de cubanos que huyeron de la isla en una balsa improvisada y que se subieron a un faro de 136 años de antigüedad ubicado junto a los Cayos de Florida deberían recibir autorización para quedarse en Estados Unidos, de acuerdo con una demanda federal presentada a su nombre.

La demanda interpuesta el martes argumenta que el faro American Shoal de 33 metros (109 pies) de altura está en territorio estadounidense y debería ser considerado tierra firme. Bajo la ley conocida como "pies mojados, pies secos", los cubanos que llegan a territorio de Estados Unidos por lo general pueden quedarse en el país, mientras que aquellos que son interceptados en el mar usualmente son repatriados.

El faro, a unos 11 kilómetros (7 millas) de Sugarloaf Key, en un arrecife en el Estrecho de Florida, debería ser considerado de la misma forma que un puente, un muelle o un espigón de piedra, dice la demanda.

Los 21 cubanos se treparon al faro la semana pasada cuando su embarcación sufrió un desperfecto y están actualmente a bordo de un barco de la Guardia Costera, según el comandante teniente Gabe Somma. Los cubanos permanecerán en la embarcación en lo que se resuelve su situación, agregó.

"Por virtud de su entrada y arribo a territorio estadounidense, al faro American Shoal, los 21 refugiados tienen ciertos derechos", dice la demanda. "Eso daría a los demandantes derecho al debido proceso en Estados Unidos".

Ningún juez ha fallado previamente sobre si faros frente a las costas constituyen territorio estadounidense. Pero hay un precedente: en 2006, un grupo de 15 migrantes cubanos llegó a una parte del puente de las Siete Millas que está abandonado en Los Cayos y ya no conecta con territorio continental de Estados Unidos.

Las autoridades de inmigración estadounidenses determinaron que esa sección del puente no constituía territorio de Estados Unidos y dispusieron el regreso de los cubanos a la isla comunista.

Sin embargo, el juez federal de distrito Federico Moreno determinó después en un fallo que esa decisión fue equivocada y eventualmente muchos de los cubanos de ese caso regresaron a Estados Unidos.

"El histórico puente, que pertenece al estado de Florida y que el empresario Henry Flagler construyó para el desarrollo inmobiliario en la península de Florida, es efectivamente parte de Estados Unidos, aunque ya no tenga uso", escribió Moreno en 2006.

Ahora, un juez diferente en Miami debe decidir si el faro, una estructura de hierro construida en 1880 sobre una plataforma con pilotes de hierro en el mar, está en la misma categoría o si es más bien como una boya sujeta en el océano que podría no ser territorio estadounidense. La demanda pide una decisión de emergencia, pero no se había programado aún una audiencia.

Un ex fiscal federal dijo que el caso no es fácil.

"Quizás el gobierno decida permitir que los refugiados soliciten asilo en este caso, para evitarse más litigio", dijo el abogado David S. Weinstein, que ahora ejerce en el sector privado. "O pudiera decidir litigar, para evitar sentar un nuevo precedente".

La demanda nombra a altos funcionarios de los Departamentos de Seguridad Nacional, Estado y Justicia como demandados junto con los Servicios de Inmigración y Ciudadanía, que procesan a los inmigrantes cubanos una vez llegan a costas estadounidenses.

Una portavoz en el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) dijo el miércoles que la agencia no hacía declaraciones sobre demandas en curso.

___

Curt Anderson está en http://twitter.com/Miamicurt

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario