Mundo 05 agosto 2016

Juez anula orden de arresto de líder Madres de Plaza de Mayo

BUENOS AIRES (AP) — Un juez dejó sin efecto el viernes la orden de detención que pesaba sobre la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por negarse a ser interrogada como sospechosa de defraudación al Estado.

De Bonafini, de 87 años, podía ser detenida en cualquier momento por orden del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi tras no presentarse a declarar el jueves para dar explicaciones sobre el supuesto desvío de fondos públicos destinados a la construcción de viviendas populares.

Pero la orden se desactivó luego de que el juez decidió aceptar un pedido de eximición de prisión y postergación de la citación presentado por los abogados de De Bonafini. Martínez De Giorgi deberá definir ahora cuándo y dónde tomará declaración a la controvertida activista humanitaria.

"Celebro la presentación (de De Bonafini) y la muestra de racionalidad", sostuvo Martínez de Giorgi en declaraciones citadas por la agencia oficial de noticias Télam.

Poco antes de que se conociera la decisión del magistrado las cámaras de televisión mostraron imágenes de De Bonafini mientras se dirigía en una furgoneta al balneario de Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de esta capital, para participar en un congreso. La mujer iba acompañada de otras integrantes de las Madres y simpatizantes.

De Bonafini se había negado el jueves a acudir a una indagatoria ante el magistrado por segunda vez en un mes, por lo que fue declarada en rebeldía. El apoyo multitudinario que recibió de legisladores y exfuncionarios del gobierno de Cristina Fernández (2007-2015), con los que mantiene una cercana relación, evitó que su detención se concretara.

Antes de partir a Mar del Plata se mantuvo firme en su posición de no personificarse ante el juez, a quien dijo que no respeta porque responde al gobierno del presidente Mauricio Macri

De Bonafini, madre de dos desaparecidos durante la dictadura de 1976 a 1983, niega haber cometido algún delito y ha apuntado contra los ex apoderados de la organización, los hermanos Pablo y Sergio Schoklender.

"Que (el juez) se la agarre con (Sergio) Schoklender y no con viejas que estamos más cerca del arpa que de la guitarra", sostuvo desafiante ante la prensa.

La dirigente y los exfuncionarios de Fernández que también están imputados en otras causas por presunta corrupción se consideran perseguidos por la justicia.

Martínez de Giorgi investiga desde 2011 el desvío de fondos millonarios provenientes de las arcas públicas para un proyecto de construcción de viviendas populares registrado a nombre de las Madres de Plaza de Mayo.

Según el magistrado, de los 748.719.414,64 (unos 49,3 millones de dólares) que la Subsecretaría de Obras Públicas había transferido a las jurisdicciones locales para la ejecución de las obras convenidas y que luego se canalizaron a las distintas cuentas bancarias de la Fundación Madres de Plaza de Mayo... 206.438.454,05 (13,6 millones de dólares) "fueron desviados de su fin específico".

Martínez De Giorgi explicó a la prensa que decidió citar a indagatoria a De Bonafini por supuesta defraudación al Estado debido a que otros imputados en la causa apuntaron contra la dirigente humanitaria. En el expediente judicial también están acusados diputados, exfuncionarios y un gobernador provincial.

Según el magistrado, De Bonafini también tiene que responder por haber firmado supuestamente un convenio para recibir millonarios subsidios estatales que tendrían que haber sido transferidos a los obreros de la construcción y que nunca llegaron a sus manos.

Después de interrogarla el magistrado decidirá si la procesa, la sobresee o considera que no hay pruebas suficientes para inculparla.

De Bonafini, reconocida por su incesante lucha para saber el destino de los desaparecidos, es muy cuestionada por su actitud confrontadora y desafiante con políticos con los que no comulga y las instituciones.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario