Mundo 23 junio 2016

Jornaleras hispanas ganan lucha judicial por robo de salario

NUEVA YORK (AP) — Recuperarán más de 15.000 dólares, pero sobre todo ganarán respeto.

Eso dijeron 12 jornaleras hispanas que friegan suelos cada día y que el jueves salieron victoriosas de una batalla judicial de más de un año en la Corte Suprema de Brooklyn para recuperar sueldos que no les fueron pagados.

Las trabajadoras -peruanas, mexicanas y dominicanas- lograron que el empresario estadounidense Samuel Just se declarase culpable de conspiración delictiva para cometer fraude después de que trabajaran a veces jornadas de más de 24 horas seguidas limpiando casas, oficinas y sinagogas sin cobrar las horas extras.

"Estoy de lo más contenta, satisfecha, siento que se hizo justicia", dijo Soila Llamas, una mexicana de 48 años que trabajó dos semanas para Just y que no vio ninguno de los 1.000 dólares que asegura que éste le debe.

Llamas acudió a la audiencia en la corte acompañada de una docena de sus compañeras que abarrotaron la sala del juez Danny Chun en signo de apoyo.

Se conoce como jornalero a un inmigrante sin empleo fijo que a menudo espera en esquinas de grandes áreas metropolitanas a ser recogido por contratistas que necesitan mano de obra ese día. Estos trabajadores suelen carecer de contratos y son víctimas de patrones que les pagan por debajo del salario mínimo y los someten a duras condiciones laborales por el hecho de que se encuentran ilegalmente en el país.

Aaron Twersky, abogado de Just, dijo que su cliente es un joven que trabaja duro y que respeta a sus empleados y la lucha de todos los trabajadores para recibir los sueldos que justamente merecen.

"Desafortunadamente Just confió en los documentos y las palabras de un asistente poco honesto y desobediente", dijo Twersky en una declaración enviada por correo electrónico. "Por suerte la oficina del fiscal pensó también eso mismo y acordó de forma acertada desestimar los cargos contra él (Just) si cumple con ciertas condiciones".

La batalla judicial de las mujeres pone de relieve lo que ocurre a diario en el barrio judío de Williamsburg, en Brooklyn, donde unas 200 jornaleras esperan cada semana en la esquina de las avenidas Marcy con Division a ser recogidas para limpiar las casas de las familias ortodoxas de la zona.

Según documentos de la corte, a las jornaleras no les fueron pagadas por la empresa Just Clean todas las horas que trabajaron en repetidas ocasiones. Cuando exigieron su dinero a Just éste se negó a responder. Algunas presentaron entonces quejas al Departamento de Trabajo del estado de Nueva York.

Los sueldos prometidos eran de 10, 11 y 12 dólares la hora, dijeron las mujeres.

El juez Chun ordenó a Just a pagar la restitución en las próximas tres semanas y cumplir 200 horas de servicios a la comunidad. También deberá disolver su empresa de limpieza. Si cumple con todas esas condiciones los cargos contra él serán desestimados.

Se calcula que entre 8.000 y 10.000 jornaleros viven en Nueva York y que se ubican en unas 34 esquinas para conseguir trabajo cada día, según activistas que los ayudan. Las mujeres que acudieron a la corte el jueves están apoyadas por grupos como el Workers Justice Project, que las organiza e informa de sus derechos.

--------

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario