El multimillonario de origen cubano Jorge Pérez, conocido por sus negocios inmobiliarios en Estados Unidos, vaticinó hoy dificultades para la isla caribeña con Donald Trump en la Casa Blanca y alertó sobre un posible clima de confrontación entre América Latina y EE.UU.

"Cuba está entrando un período difícil" porque "Venezuela ya no la puede ayudar" y puede agravarse con Trump si el presidente republicano "escucha a los republicanos viejos, favorables al embargo", afirmó en una entrevista con Efe en México.

Pérez recordó que él viajó a la isla con el presidente Barack Obama y, entonces, todos los integrantes de la delegación estaban "muy entusiasmados, muy optimistas" con lo que creían "que iba a pasar". Pero "Cuba se echó para atrás, todas las cosas que decían que iban a hacer no pasaron; no progresaron casi en nada las relaciones entre los dos países", a pesar de algunos gestos, explicó.

"Se han abierto los vuelos, el turismo ha aumentado pero no ha pasado lo que nosotros pensábamos que podía pasar", agregó. Amigo personal durante dos décadas de Donald Trump, para el que construyó cinco Trump Towers pero que hoy critica abiertamente, sobre todo su plan de construir un muro fronterizo con México, Pérez nació en Argentina y es hijo de cubanos.

Tras una breve estancia en Cuba rota por la Revolución castrista, hizo el bachillerato en Colombia y estudió en una universidad de EE.UU., donde creó un imperio inmobiliario que le ha valido el apodo de "Rey de los condominios". Según la lista de las mayores fortunas del planeta de la revista

Forbes, en 2016 ocupó el puesto 495 con 3.300 millones de dólares.

Trump quedó en el 324 con 4.500 millones de dólares. En México, Pérez está lanzando en Cancún (sudeste) y Zihuatanejo (sur) unos complejos residenciales de lujo con hotel incluido en los que se van a invertir más de 2.000 millones de dólares, y pretende hacer lo propio en la capital y Monterrey (norte).

Llegó al país por primera vez la década pasada con una oferta similar en Puerto Vallarta (oeste). No esconde que su interés por México tiene también que ver con que su situación en EE.UU. puede verse amenazada con los planes de Trump. "Me preocupan mis negocios en Estados Unidos, en Miami el ochenta por ciento de nuestros compradores de condominios son de

Latinoamérica. Que el latinoamericano no se sienta bien de venir a Miami tiene un (efecto) negativo muy grande", reconoció a Efe.

A modo de ejemplo, expuso que "si es más difícil para un argentino conseguir un visado (para EE.UU.), enseguida van a hace

lo mismo contra un americano en Argentina". "Si se crea otra vez una enemistad, una frialdad casi entre los países del norte y del sur no le conviene a nadie y especialmente a los hombres de negocios que quieren hacer negocios acá y allá", concluye.

(Con informes de la Agencia EFE)

Fuente: martinoticias.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario