Mundo 10 junio 2016

Italia busca identidad de acusado de tráfico de personas

ROMA (AP) — El hombre eritreo extraditado a Italia bajo gran fanfarria como un presunto cerebro de una red de tráfico de migrantes dijo el viernes a las autoridades que su arresto en Sudán fue un caso de confusión de identidad, indicó su abogado.

"Le resulta claro a él que no es el hombre que contrabandea o trafica humanos", dijo Michele Calantropo afuera de la prisión en Roma donde el sospechoso fue interrogado en presencia de un juez por los fiscales de Sicilia que encabezan las investigaciones por contrabando en Italia.

Los fiscales identificaron al sospechoso como Medhane Yehdego Mered, la supuesta mente maestra de una red de tráfico de migrantes que ha llevado a miles de personas desde el Cuerno de Africa a Italia a través de una Libia sin ley. Sin embargo, pocas horas después de que se anunciara su detención, empezaron a circular rumores entre la comunidad eritrea en Europa sobre que el hombre al que se había visto bajar escoltado de un avión no era Mered, sino un refugiado eritreo con un nombre similar que vivía en Sudán.

El detenido ha sido identificado por una cadena eritrea con sede en Suecia como Medhanie Tesfamariam Berhe. La cadena anteriormente ha entrevistado a Mered, el presunto traficante, e inmediatamente supo que era la persona equivocada.

El abogado Calantropo añadió que las autoridades británicas y la policía sudanesa que arrestaron al sospechoso hace dos semanas aseguran que detuvieron a la persona correcta y que las autoridades italianas ahora tomaban medidas para verificar su identidad. Calantropo indicó que ha solicitado documentos de parientes en Noruega y Sudán.

El abogado detalló que hasta ahora no se han solicitado muestras de ADN ni verificación de huellas digitales.

Calantropo presentó una solicitud de liberación argumentando que el detenido no representa peligro. Espera un fallo la próxima semana. El abogado señaló que de antemano se ha realizado una petición de formulación de cargos y que espera que el caso avance a una audiencia preliminar.

De acuerdo con Calantropo, su cliente dice no hablar árabe, como se conoce que Mered lo hace, y nunca ha estado en Libia. Mered tiene 35 años, mientras que Berhe 27, según reportó la cadena eritrea.

___

Barry reportó desde Milán.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario