Mundo 30 marzo 2016

Islamistas concluyen cuatro días de protestas en Pakistán

ISLAMABAD, Pakistán (AP) — Centenares de islamistas que protestaron durante cuatro días en el corazón de la capital de Pakistán concluyeron su manifestación el miércoles horas después que el gobierno amenazó con usar la fuerza para dispersarles.

Los islamistas protestaban contra la ejecución el mes pasado de un policía que asesinó a tiros a un gobernador secular por su oposición a las leyes de blasfemia en el país. Habían demandado la implementación estricta de la ley islámica y la ejecución de una mujer cristiana a la que el gobernador defendió de acusaciones de blasfemia.

Awais Noorani, uno de los líderes de la protesta, llamó a los manifestantes a dispersarse, y dijo que se había llegado a un acuerdo con el gobierno.

Noorul Haq Qadri, que dijo haber ayudado a negociar el acuerdo a nombre de los manifestantes, dijo que el gobierno les había asegurado que no trataría de enmendar las leyes de blasfemia y que dejaría en libertad a todos los prisioneros no acusados de otros cargos.

Pero el ministro del Interior Nisar Ali Khan dijo que el gobierno no había accedido a ninguna de las demandas de los manifestantes. Dijo que líderes religiosos habían ayudado a convencerles a que concluyeran las protestas.

La policía ha detenido a más de 1.000 manifestantes en los últimos cuatro días, dijo Khan. Dijo que aquellos involucrados en actos de violencia serán enjuiciados, mientras que el resto quedarán en libertad tras una investigación.

Las protestas habían paralizado una de las áreas más importantes de Islamabad. La mayoría de los negocios y las escuelas en la ciudad permanecieron cerrados.

Más de 10.000 miembros del grupo islamista suní Tehreek llegaron a Islamabad el domingo para criticar la ejecución en la horca el mes pasado del policía Mumtaz Qadri por el asesinato en el 2011 del gobernador Salman Taseer.

La protesta se tornó violenta y la policía disparó gas lacrimógeno el domingo, pero no consiguió dispersar a los manifestantes, que dañaron estaciones de autobuses, semáforos y cámaras de seguridad. La sentada prosiguió, pero el número de manifestantes se redujo a unos 1.200.

Miles de policías antimotines y miembros de las fuerzas paramilitares fueron desplegados alrededor del sitio, dijo el funcionario policial Nauman Alvi. El gobierno había advertido que 7.000 agentes estaban listos para intervenir y dispersar a los manifestantes.

___

El periodista de la Associated Press Munir Ahmed contribuyó.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario