Mundo 27 marzo 2016

Irlanda conmemora el centenario de revuelta antibritánica

DUBLÍN, Irlanda (AP) — Miles de soldados marcharon solemnemente el domingo por las calles congestionadas de Dublín para conmemorar el centenario del alzamiento de Irlanda contra el dominio británico, una revuelta fracasada que dejó a la ciudad en ruinas, pero que al final llevó a la independencia del país.

El desfile de Pascua por la capital irlandesa contó con ceremonias militares en edificios clave que fueron ocupados en la Semana Santa de 1916, cuando unos 1.200 rebeldes trataron de iniciar una revuelta popular para que Irlanda se separara del Reino Unido.

El desfile, que dura cinco horas, hizo una pausa al mediodía frente a la columnata de la Oficina General de Correos en la calle O'Connell, que fue la sede rebelde hace un siglo, cuando el comandante Padraig Pearse lanzó formalmente la revuelta al proclamar ante los dublineses la creación de una República de Irlanda provisional.

Un soldado de las actuales Fuerzas de Defensa de Irlanda, el capitán Peter Kelleher, se paró el domingo frente a la restaurada oficina de correos para leer el texto completo de la proclama de Pearse en 1916.

"En nombre de Dios y de las generaciones muertas de quienes recibe su antigua tradición nacional, Irlanda a través de nosotros llama a sus hijos a tomar su bandera y buscar su libertad", dijo Kelleher a una audiencia que incluyó a líderes de Irlanda y decenas de nietos de los rebeldes.

Muchos de los asistentes portaron las medallas de bronce del Alzamiento de Pascua que recibieron sus antepasados. Irlanda las emitió en 1941 en el 25to aniversario de la rebelión.

Hace un siglo, las fuerzas británicas —entre ellas muchos irlandeses enfocados en la lucha contra Alemania en la Primera Guerra Mundial— fueron tomadas por sorpresa cuando los rebeldes tomaron edificios que en gran medida no contaban con vigilancia en 1916. La mayoría de los oficiales asistían a carreras de caballos en el campo irlandés.

Sin embargo, Gran Bretaña desplegó rápidamente refuerzos del ejército que fueron bienvenidos por algunos residentes mientras marchaban por Dublín. Las fuerzas de la artillería británica en el Trinity College y en un barco militar en el río Liffey, que divide la ciudad, bombardearon la oficina de correos y otros bastiones rebeldes, obligando al rendimiento de los rebeldes en seis días.

La lucha dejó cerca de 500 muertos, la mayoría de ellos civiles atrapados en el fuego cruzado o muertos a disparos por ambas partes, que los consideraron como presuntos saqueadores. Unos 126 soldados británicos, 82 rebeldes y 17 policías murieron.

Muchos dublineses se opusieron a la insurrección como un acto de traición en tiempos de guerra, pero el sentir popular se volcó rápidamente hacia los alzados cuando los comandantes británicos en Dublín mandaron a fusilar a Pearse y otros 14 líderes rebeldes en la cárcel de Kilmainham, en Dublín. Una líder rebelde más, Roger Casement, quien días antes del levantamiento de Pascua fue capturado mientras trataba de pasar de contrabando por mar armas alemanas a Irlanda, fue ahorcado en Londres.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario