Mundo 04 enero 2017

Iraquíes que huyen y regresan se cruzan en frente de Mosul

MOSUL, Irak (AP) — Las dos adolescentes se ocultaron en su casa durante la mayor parte de los dos años y medio de gobierno del grupo extremista Estado Islámico. Esta semana, cuando los combates alcanzaron su vecindario en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, Rusul y Doha Ghanem y su familia huyeron.

Tardaron tres días y tuvieron que dormir en casas abandonadas, pero finalmente alcanzaron la seguridad de los territorios controlados por el gobierno. "No podemos creer que salimos con vida", contó Rusul, de 18 años, aunque su alivio se vio ensombreció por un momento cuando las tropas separaron a su padre y a su hermano con otros hombres para los controles de seguridad.

Rusul y su familia están entre los cientos de hombres, mujeres y niños aturdidos que huyeron del barrio de Karama esta semana cuando sus calles pasaron a estar en la primera línea de la batalla contra la milicia radical y cargan con sus pertenencias por la calle principal, arrastrando bolsas y maletas o empujando carritos.

En la misma calle, pero avanzando en dirección contraria, estaban los residentes que regresaron a sus viviendas en el cercano distrito de Quds, recuperado por las fuerzas del gobierno de Bagdad hace solo unos días. En un mercado próximo, compraron vegetales frescos, fruta, pan y leche por primera vez en semanas.

La calle que separa los vecindarios estaba llena de edificios daños y acribillados de agujeros de bala. Los cables eléctricos cuelgan de los edificios y barreras de concreto cortan algunas de las calles. El cuerpo de un combatiente del grupo EI yace a un lado de la carretera, más tarde, unos soldados arrastran un cadáver desde el interior de una vivienda próxima y lo sitúan al lado del primero.

Esta avenida ejemplifica las múltiples direcciones de una caótica batalla urbana que salta de barrio a barrio en el este de Mosul, desgarrando vidas y familias. La guerra yuxtapone la gran destrucción causada por la guerra y los combates a solo unos metros de quienes intentan reconstruir sus vidas, muchos condenados a la miseria o a mendigar comida o dinero.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario