Mundo 01 mayo 2016

Irak: Disuelven protesta tras 2do ataque del Estado Islámico

BAGDAD (AP) — Manifestantes antigubernamentales se retiraron el domingo de la llamada Zona Verde que allanaron la víspera luego de que el grupo Estado Islámico llevara a cabo su segundo ataque en Irak en dos días, los estallidos de un par de coches bomba que dejaron más de 30 muertos.

La crisis política del país se intensificó el sábado cuando cientos de seguidores del clérigo chií Muqtada al-Sadr derribaron muros e irrumpieron en la zona de alta seguridad, donde se encuentra la sede del gobierno iraquí y la mayoría de las embajadas extranjeras. En anuncios por medio de altavoces el domingo en la tarde se exhortó a los manifestantes a dejar el lugar pacíficamente. Luego del llamado, cientos de personas empacaron tranquilamente y se fueron, llevando consigo banderas y sacos para dormir.

Más adelante en el día, varias familias cruzaron las calles pavimentadas del recinto y tomaron fotografías junto a sus jardines bien regados, y algunos hombres jóvenes se bañaron en una fuente. Tales escenas difieren completamente del resto de la infraestructura derruida de la ciudad y de los espacios públicos abandonados.

La Zona Verde, rodeada de gruesos muros a prueba de explosiones y con alambre de púas en la parte superior, es una zona vedada para la mayoría de los iraquíes debido a que los procedimientos de seguridad requieren la realización de múltiples revisiones y la presentación de documentos específicos para tener acceso. Por mucho tiempo ha sido el centro de las críticas de al-Sadr de que el gobierno se encuentra desconectado del pueblo.

Los partidarios de al-Sadr han estado sosteniendo manifestaciones y ocupaciones de sitios por meses para exigir un replanteamiento del sistema político establecido por Estados Unidos después del derrocamiento de Saddam Hussein en 2003. A mediados del año pasado, en las protestas para exigir mejores servicios del gobierno se movilizaron millones de personas por todo Irak y presionaron al primer ministro Haider al-Abadi para que presentara su primer paquete de propuestas de reformas. Sin embargo, siguieron meses de estancamiento, y en meses recientes los bien organizados seguidores de al-Sadr tomaron el mando del movimiento de protestas.

Pese al abrupto fin de la manifestación más reciente, los funcionarios iraquíes temen que el precedente fijado por la brecha abierta en la Zona Verde siga minando la seguridad del país.

Antes el domingo, coches bomba que estallaron en la ciudad sureña de Samawah dejaron 31 muertos y 52 heridos. Un oficial de policía dijo que dos automóviles estacionados cargados de explosivos fueron detonados con minutos de diferencia entre uno y otro cerca del mediodía, el primero cerca de las oficinas del gobierno y el segundo en una estación de autobuses al aire libre a menos de un kilómetro de distancia.

El sábado, una explosión en un mercado atestado de civiles chiíes en Bagdad, cuya autoría se adjudicó el grupo Estado Islámico, causó la muerte de al menos 21 personas e hirió al menos a 42 más.

___

Los periodistas de The Associated Press Karim Kadim y Murtada Faraj en Bagdad y Maamoun Youssef en El Cairo contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario