Mundo 23 julio 2016

Investigador de EEUU: Jóvenes multihomicidas buscan modelos

MILAN (AP) — El psicólogo estadounidense que escribió un libro sobre masacres a tiros en escuelas —uno de cuyos ejemplares fue encontrado por investigadores en la habitación del joven que asesinó a varias víctimas en Múnich— dice que el hecho de que se indague información sobre otros multihomicidas que han perpetrado matanzas similares puede ser una señal de advertencia, ya que los atacantes jóvenes a menudo buscan modelos, pero ese aspecto es sólo uno de muchos indicadores posibles.

Peter Langman, autor de dos libros sobre masacres con armas de fuego en planteles educativos, dijo el sábado por teléfono a The Associated Press desde Allentown, Pennsylvania, que los jóvenes que pretenden asesinar a varias personas en un solo lugar "estudian con más frecuencia a otros perpetradores de matanzas".

La policía de Múnich dijo que el responsable de la masacre de varias personas en esa ciudad, un adolescente alemán de origen iraní, de 18 años, tenía una traducción al alemán del libro lanzado en 2010 por Langman, "Why Kids Kill: Inside the Minds of School Shooters" (¿Por qué los chicos matan?: Dentro de las mentes de los perpetradores de masacres a tiros en escuelas), así como materiales relacionados con un hecho similar ocurrido en 2009 en una escuela en Alemania y los ataques con una bomba y arma de fuego que llevó a cabo Anders Behring Breivik en Noruega, en los cuales éste dejó 77 muertos hace cinco años, matanza cuyo aniversario se cumplió el viernes.

"Los atacantes jóvenes en particular, es decir los adolescentes de hasta un poco más de 20 años, a menudo indagan sobre otros autores de masacres y encuentran un modelo a seguir. Esta situación no ocurre con los perpetradores de mayor edad", declaró Langman.

Aunque el responsable de la matanza en Múnich, al que la policía identificó sólo como David S., quizá estudiaba el libro de Langman para inspirarse, el autor señaló que ese texto "obviamente, no fue escrito para eso".

"Fue escrito para que las personas tengan seguridad, enseñarles de qué aspectos estar pendientes para impedir ataques de ese tipo", apuntó.

El agresor fue encontrado muerto, al parecer de una herida de bala auto-infligida, horas después del ataque del viernes en la noche que dejó otras nueve personas muertas, la mayoría de ellas adolescentes.

La policía investiga si el adolescente autor de la masacre en Múnich estuvo detrás de una cuenta infiltrada de Facebook en la que se buscó atraer a otros jóvenes con regalos a un establecimiento de McDonald's donde ocurrió el ataque. También señaló que el agresor al parecer fue víctima de acoso y recibía tratamiento psicológico.

Langman señaló que a menudo hay muchas señales de advertencia antes de que ocurra una masacre a tiros, y que "nunca es una sola; siempre es una combinación de múltiples factores".

"Quizá fue víctima de acoso. No sabemos si ese aspecto fue o no un factor", apuntó. "El acoso es mucho menos importante de lo que la gente tiende a pensar. No digo que nunca sea un factor, pero en mi investigación no es un elemento prominente como se piensa de manera generalizada".

En algunos casos "las personas simplemente anuncian lo que van a hacer", apuntó.

"Un ejemplo directo sería alguien que le dice a la que podría ser su víctima o a un amigo: 'Voy a traer un arma a la escuela y a matar a varios'. En ocasiones el mensaje es así de directo, pero las personas no lo toman en serio", agregó.

"Con mucha frecuencia, hay un largo rastro de comentarios y comportamientos. La gente no suele despertarse un día y convertirse en asesino serial", señaló.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario