Associated Press 24 junio 2016

Inundaciones en West Virginia dejan 23 muertos

CHARLESTON, West Virginia, EE.UU. (AP) — Mientras un diluvio inundaba el sureste de West Virginia — un desastre en el que murieron al menos 23 personas — la esposa de Ronnie Scott lo llamó para decirle que su casa se estaba llenando de agua. Huyó hacia el ático con dos perros y un gato y esperó. Entonces, empezó a oler a gas natural.

La casa explotó.

Belinda Scott fue capaz de romper una ventila y salir al porche, trepar a un árbol y aferrarse durante horas antes de que la rescatara la policía estatal, contó Ronnie Scott el viernes a The Associated Press. Su esposa está hospitalizada con quemaduras en el 67% de su cuerpo. Las mascotas no salieron con vida.

"Mi esposa estuvo durante cuatro horas y media colgando de un árbol mientras la casa se incendiaba a su lado y el agua la rodeaba por todos lados", dijo Scott, quien no se encontraba en la residencia de White Sulphur Springs cuando comenzó a subir el nivel del agua.

Los primeros reportes indican que unos 23 centímetros (9 pulgadas) de lluvia destruyeron o dañaron más de 100 viviendas y dejaron sin electricidad a decenas de miles de casas, detalló el gobernador Earl Ray Tomblin.

Unas 500 personas tuvieron que pasar la noche en un centro comercial luego de que las lluvias arrasaran con un puente, y docenas de personas tuvieron que ser rescatadas de los techos de sus casas o sus automóviles.

"Seguimos enfocados en la búsqueda y rescate", dijo el gobernador. Añadió: "Han pasado 24 horas y las próximas 24 horas tal vez no sean más sencillas".

El jefe de policía del condado Greenbrier, Jan Cahill, describió un "caos total" en su condado, uno de los más afectados.

"Los caminos quedaron destruidos, cayeron puentes, se incendiaron las casas y los cimientos fueron arrasados", indicó. "Faltan varios tramos de carretera. El pavimento se desprendió como cáscara de banana. Nunca había visto algo así".

En los poblaciones de Rainelle y White Sulphur Springs, los equipos de rescate fueron casa por casa para revisar a los habitantes, una extenuante tarea que podría alargarse hasta el fin de semana.

Al término de la inspección, se marcaba a la vivienda con una "X'' de color rojo o naranja.

Según la División estatal de Seguridad Nacional, 15 personas perdieron la vida en el condado Greenbrier y proseguían las acciones de socorro.

Del momento, 200 efectivos de la Guardia Nacional prestaban asistencia en ocho condados, donde colaboraban con equipos en rescates rápidos en zonas inundadas, búsquedas, evacuaciones e inspecciones de salud y bienestar de las personas.

El gobernador declaró el estado de emergencia en 44 de los 54 condados y autorizó que 500 efectivos militares provean asistencia.

El gobernador había dicho que recorrería las zonas más afectadas, pero no lo hizo porque las aeronaves estatales eran utilizadas en acciones de rescate.

Eric Blackshire fue una de las personas que habían quedado varadas en el centro comercial Crossings Mall, en el que hay restaurantes, tiendas y un hotel en Elkview, que se ubica a unos 24 kilómetros (15 millas) al noreste de Charleston.

Algunas personas tuvieron que dormir en sus vehículos o en los establecimientos. Blackshire optó por la habitación de un hotel.

"Parecía una fiesta con motivo de un huracán. Creo que se le podría llamar la fiesta de la inundación. Se bebió mucha cerveza la noche anterior", dijo Blackshire a The Associated Press.

___

Schreiner reportó desde Louisville, Kentucky. Los periodistas de Associated Press Claire Galoforo, Dylan Lovan y Rebecca Reynolds Yonker en Louisville, Kentucky, y Steve Helber en White Sulphur Springs contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario