Mundo 20 agosto 2016

Inundaciones en Luisiana dejan huellas mentales profundas

DENHAM SPRINGS, Luisiana, EE.UU. (AP) — Después del desastre provocado por las inundaciones en el sur de Luisiana, ya se advierten las huellas mentales en las víctimas más jóvenes de una calamidad que requirió más de 30.000 rescates y dañó 40.000 viviendas.

Los niños sometidos a rescates traumáticos regresan a un paisaje horroroso que sus padres apenas pueden concebir. Viviendas deben ser vaciadas de muebles arruinados. Escuelas y guarderías dañadas están cerradas por tiempo indeterminado. Los padres que deben alternar el trabajo con la limpieza necesitan cuidadores para sus niños.

Los hijos de Michelle Parrott escuchan truenos sin que haya tormenta. Cuando llueve, preguntan a su madre si volverá la inundación.

Parrott, su esposo y sus seis hijos, de entre 6 y 17 años, han dormido en autos, un refugio y un cuarto de hotel desde que los rescataron en un bote. La inundación destrozó su casa en Livingston Parish, donde un funcionario calcula que tres de cada cuatro viviendas están irremediablemente perdidas luego de 60 centímetros de lluvia en tres días.

"Las consecuencias emocionales para los niños son tremendas. Todos sufren shock y estrés que se expresan en llanto y rabietas", dijo Parrott. "Tratar de regresar a la rutina es difícil cuando no se sabe qué nos depara el futuro".

Se atribuyen 13 muertes a la tormenta seguida de inundaciones, y unas 4.000 personas permanecen en los refugios.

Con todo, el viernes aparecieron algunas señales de recuperación.

El gobernador John Bel Edwards anunció que la agencia de emergencias FEMA pagará cuartos de hotel a familias que pernoctan en autos, refugios o sus lugares de trabajo. El lunes comenzará a distribuir alimentos. Y el estado empezará a consolidar los refugios durante el fin de semana a medida que los desplazados regresan a sus casas o encuentran otros lugares donde alojarse.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario