Mundo 26 febrero 2016

Infantino promete "nueva era" en la FIFA

ZURICH, Suiza (AP) — Con una promesa de encabezar una "nueva era" en la FIFA, Gianni Infantino fue elegido el viernes como presidente del maltrecho organismo rector del fútbol mundial.

El suizo se convirtió en el noveno presidente de la FIFA y sucede a Joseph Blatter, quien ocupó el trono desde 1998 y renunció en medio de un abarcador escándalo de corrupción. Suspendido por seis años por autorizar un sospechoso pago de dos millones de dólares a Michel Platini, Blatter ni siquiera pudo acudir al congreso extraordinario para entregar la batuta.

Infantino, secretario general de la UEFA, recibió 115 de los 207 votos en la segunda ronda de la votación, para superar los 88 votos del jeque Salman de Bahrein. El príncipe Alí de Jordania tuvo cuatro y Jerome Champagne ninguno.

Ninguno de los cuatro candidatos consiguió la mayoría necesaria en una primera ronda, en la que Infantino logró 88 votos y el jeque Salman 85.

"Resarciremos la imagen de la FIFA y el respeto hacia la FIFA", proclamó Infantino. "Y en todo el mundo nos aplaudirán por lo que haremos".

"Esta es una nueva era en la FIFA, en la que podremos colocar al fútbol en el centro del escenario", agregó.

Infantino tiene la titánica tarea de capitanear a la FIFA en medio de la tormenta de las investigaciones criminales en Estados Unidos y Suiza, que pusieron en marcha la caída de Blatter, su pupilo y otrora favorito para heredar la corona Platini, y los tres últimos presidentes de la Conmebol y la CONCACAF, entre otros dirigentes.

Además, toma las riendas de un organismo que encara un déficit de unos 550 millones de dólares para el próximo ciclo mundialista por la dificultad para atraer patrocinadores en medio de los escándalos y los costos legales de las pesquisas.

Infantino aseguró que utilizará la experiencia que adquirió como secretario general de la UEFA desde 2009 para que tender lazos con la empresa privada y enderezar las finanzas.

"Hablaré con nuestros socios comerciales, patrocinadores, cadenas (de televisión) que necesitan recuperar la confianza en el fútbol y en la FIFA", afirmó. "Estoy seguro que aumentarán las fuentes de ingresos y no tendremos que preocuparnos por el futuro".

Como principal administrador de la UEFA, el suizo de 45 años dijo que consiguió triplicar los ingresos del organismo en el que fue la mano derecha de Platini, también suspendido por seis años por el pago que recibió de Blatter en 2011 y que terminó por arruinar su candidatura a la presidencia de la FIFA.

El ex futbolista francés anunció que apelará su caso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

Infantino sorprendió por el respaldo que obtuvo desde la primera ronda, ya que los pronósticos preelectorales apuntaban a que el jeque Salman, líder de la confederación asiática, contaban con un apoyo abrumador.

Ahora, aseguró que llegó el momento de dejar a un lado la política y trabajar por el bien del fútbol.

"No creo que el futbol esté dividido", indicó. "Hoy hubo una elección, pero no una guerra, una competencia, pero no una pelea, fue una competencia deportiva".

"Tenemos que construir puentes y no construir muros, y el fútbol puede hacer eso".

El jeque Salman indicó que la confederación de Asia está dispuesta a colaborar con Infantino, aunque advirtió que la FIFA "tiene que ser más inclusiva y reflejar la diversidad del fútbol".

Una de las grandes ganadoras de la votación es la Conmebol, la confederación sudamericana que es una de las más afectadas por los casos de corrupción, y que desde el mes pasado anunció su respaldo unánime a Infantino.

Infantino, oriundo del cantón suizo de Valais, será presidente hasta mayo de 2019, cuando hubiese terminado el quinto mandato de Blatter.

"Felicito sincera y calurosamente a Gianni Infantino por su elección como nuevo presidente", dijo Blatter en un comunicado. "Con su experiencia, pericia y talentos estratégicos y diplomáticos, tiene todas las cualidades para seguir con mi trabajo y volver a estabilizar a la FIFA".

Poco antes de la elección presidencial, el congreso de la FIFA aprobó un paquete de reformas para combatir la corrupción que estropeó la imagen del organismo, sacudió a su plana mayor y le produjo un déficit de unos 550 millones de dólares.

Las nuevas medidas restan poder a la figura del presidente, todopoderoso en la época de Blatter, y cuyos mandatos fueron limitados a tres períodos de cuatro años.

Durante la campaña, Infantino prometió aumentar de 2,05 a 5 millones de dólares las subvenciones de la FIFA a cada federación por el próximo ciclo mundialista, para repartir en total más de 1.000 millones de los ingresos de 5.000 millones del organismo por concepto de la Copa del Mundo.

Además, quiere expandir el Mundial de 32 a 40 equipos y abrir las puertas para que el torneo sea organizado por más de un país al mismo tiempo.

Infantino afirmó que su plan es viable a pesar del momento difícil que atraviesa la institución.

"La FIFA tiene ingresos por 5.000 millones en este período (mundialista), y no debe ser un problema invertir 1.200 millones en las federación", indicó.

"Los otros gastos de la FIFA tienen que pasar a un segundo plano. Tenemos que buscar donde podemos ahorrar gastos en la FIFA, y no debe ser difícil, y lo digo porque tengo mucha experiencia en esto".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario