Mundo 09 febrero 2017

Independentista López Rivera llega a Puerto Rico

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — Un nacionalista puertorriqueño que es el último de su grupo que aún cumple sentencia por su papel en una violenta lucha por la independencia de Puerto Rico regresó inesperadamente a la isla el jueves para cumplir el resto de la sentencia que le conmutó el presidente Barack Obama.

Óscar López Rivera, de 74 años, descendió de un avión de American Airlines que aterrizó en la capital San Juan, y fue puesto bajo arresto domiciliario en el apartamento de su hija. Su liberación de la cárcel de Terre Haute, Indiana, estaba programada originalmente para el 17 de mayo.

"La mayoría de los prisioneros van a centros de reinserción", declaró el congresista estadounidense Luis Gutiérrez, que había solicitado y ayudado a conseguir el traslado de López. "Optó por irse a casa para estar con su hija. Eso es bastante inusual".

Gutiérrez agregó que su traslado fue autorizado bajo la condición de que se realizara de manera discreta. Él y otros, entre ellos la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín, recogieron a López en Indiana antes del amanecer del jueves y lo llevaron a Puerto Rico.

"No pensé que sería así de fácil", sostuvo Gutiérrez.

La llegada de López se mantuvo en secreto hasta horas antes que su avión tocara tierra.

López había sido sentenciado a 55 años de prisión después de ser condenado por un cargo de conspiración sediciosa, y posteriormente fue condenado por conspirar para fugarse de prisión en Leavenworth, Kansas. Cumplió cerca de 13 años en confinamiento en solitario, y Obama conmutó su sentencia el mes pasado.

López fue miembro del grupo ultranacionalista Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), que se atribuyó más de 100 atentados con explosivos en edificios públicos y comerciales durante las décadas de 1970 y 1980 en Nueva York, Chicago, Washington y otras ciudades de Estados Unidos. El ataque más notorio del grupo mató a cuatro personas e hirió a más de 60 en la emblemática Taberna Fraunces de Nueva York en 1975. López no fue condenado por ninguna participación en el atentado, pero algunos aún lo consideran responsable dados sus vínculos con el grupo ultranacionalista.

Su hija, Clarisa López, niega que su padre haya participado en ese ataque.

Amigos de López han dicho que él desea pasar tiempo con su hija y su nieta, y crear un instituto de investigación que aborde problemas como el cambio climático, la economía y el estatus político de la isla.

La abogada de López, Jan Susler, explicó que su cliente permanecerá bajo arresto domiciliario hasta el 17 de mayo. La abogada subrayó que López no tiene autorización para hablar con los medios ni con cualquier persona con antecedentes penales, incluyendo otros nacionalistas que cumplieron sentencias.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario