Deportes 12 agosto 2016

Incidentes de seguridad perturban a turistas en Río

RIO DE JANEIRO (AP) — La brigada antibombas pasó a toda prisa entre las multitudes en la playa de Copacabana para investigar un paquete abandonado cerca del hotel más lujoso de Río de Janeiro. Pese al posible peligro, los comensales locales siguieron bebiendo cerveza, viendo las competencias de natación olímpica en televisores de pantallas grandes y hasta se tomaron selfies con un robot de eliminación de explosivos en medio de lo que resultó ser una falsa alarma.

Mientras tanto, ocho turistas estadounidenses pidieron la cuenta de su mesa y salieron a toda prisa.

Paquetes sospechosos, atracos, una bala perdida en la sede de equitación, dos ventanas rotas en un autobús para periodistas y la muerte de un agente del equipo de seguridad para los Juegos de Río baleado en una favela. Una serie de incidentes desde el inicio de las primeras justas olímpicas en Sudamérica han puesto nerviosos a los visitantes en Río de Janeiro, aunque algunos brasileños afirmen que las calles en las zonas turísticas lucen más seguras.

"Nunca me había sentido tan seguro aquí como ahora", aseguró Carlos Augusto, un militar jubilado oriundo de Río.

Su sensación contrasta con la reacción de la turista alemana Cristina Van Hove, que hacía fila para entrar a la arena de básquetbol en el Parque Olímpico el jueves por la noche cuando un estallido la espantó a ella y a una amiga. El público guardó silencio mientras alguien hacía un anuncio en portugués que no pudieron entender. El incidente resultó ser la detonación de una mochila que fue abandonada cerca de un baño del recinto. La explosión se sintió dentro de la Arena Carioca 1, donde el partido de básquet entre España y China estaba a punto de dar inicio ante un público escaso.

"No sabíamos qué había sido", dijo Van Hove, que agregó que el estallido la hizo recordar los ataques terroristas de París en noviembre, cuando atacantes suicidas detonaron sus explosivos afuera de un estadio como parte de un atentado coordinado del grupo Estado Islámico, que dejó 130 muertos.

Y en lo que empieza a ser algo recurrente en las justas de Río, los escuadrones antibombas han realizado explosiones controladas para artículos abandonados, como la mochila en la Arena Carioca 1. Otras detonaciones se han efectuado cerca de la meta de la competencia de ciclismo de ruta para hombres y el jueves por la noche, afuera del hotel Copacabana Palace.

Muchos turistas sólo han tenido noticia de la violencia a través de la televisión o el internet, si acaso.

"Los riesgos fueron exagerados", afirmó Byron Rivas, un contador colombiano que caminaba por la zona portuaria que hasta los preparativos para los Juegos era considerada una zona de alto riesgo. "Llegamos preocupados por la seguridad, y ahora ni siquiera pensamos en ello".

Para los residentes de la ciudad, el incremento de la presencia policial resulta un alivio. ¿Y sobre las explosiones controladas? Todo forma parte del espectáculo olímpico.

"Si la policía me hubiera permitido tomar esa mochila, se la habría dado a mi hijo para ir a la escuela", bromeó el mesero Francisco Freitas después del incidente afuera del Copacabana Palace.

___

Los periodistas de The Associated Press Tom Withers y Pauline Arrillaga contribuyeron a este despacho.

___

Joshua Goodman está en Twitter como https://twitter.com/apjoshgoodman y Peter Prengaman como http://twitter.com/peterprengaman

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario