Colombia 03 octubre 2016

Incertidumbre en Colombia tras la derrota del acuerdo de paz

BOGOTA, Colombia (AP) — Después de que el acuerdo de paz con las FARC sufriera una dura derrota en el plebiscito, los colombianos se preguntan qué ocurrirá ahora en un país golpeado por la guerra.

El gobierno inició el lunes una cumbre de partidos políticos y el principal negociador por la parte oficial, Humberto de la Calle, ofreció su renuncia al presidente Juan Manuel Santos.

"El presidente ha mostrado un liderazgo valiente porque prefirió la paz a la inercia de la guerra, valiente porque se sometió a la decisión de los ciudadanos", dijo De la Calle en declaraciones a periodistas.

Agregó que "hay que buscar un acuerdo nacional" tras poner a disposición del presidente su renuncia. Santos no informó si la aceptará o no.

En lugar de ganar por el margen de dos contra uno que habían anunciado las encuestas, los partidarios del acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) perdieron por un estrecho margen, 49,8% de los votos frente a 50,2% de los que se oponen.

"La paz no ha sido derrotada, incluso voceros del Centro Democrático han señalado que tienen objeciones sobre aspectos de lo acordado, pero el deseo de paz es universal y unánime", dijo De la Calle.

El Centro Democrático, liderado por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) fue el principal impulsor de la campaña por el "no" y el más agresivo opositor a las negociaciones de paz que se desarrollaron con la guerrilla en Cuba.

Tanto Santos como los líderes de las FARC, que alcanzaron el pacto tras cuatro años de difíciles negociaciones, prometieron seguir trabajando sin dar indicios de que quieran retomar una guerra en la que ya murieron 220.000 personas y ocho millones se vieron desplazadas.

Uno de los motivos de la inesperada derrota fue la baja participación: sólo 37% del electorado concurrió a votar. Algunos analistas interpretaron el dato como otro indicio de que el ambicioso acuerdo no había despertado mucho entusiasmo entre los colombianos y la histórica exclusión del sistema político colombiano que desestimuló la participación.

Las fuertes lluvias del huracán Matthew afectaron especialmente la participación en la costa caribeña, donde la maquinaria electoral del gobierno es más fuerte y el "sí" ganó por un cómodo margen de dos dígitos.

"No me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato", dijo Santos en un mensaje televisado en el que pidió calma.

Pero no estaba claro cómo hará el gobernante, que ya es impopular, para salvar el acuerdo tras la gran derrota política aunque es improbable que los 7.000 combatientes de la guerrilla regresen próximamente al campo de batalla. Por ahora, el alto el fuego sigue en vigor.

Por ahora ordenó a sus negociadores que regresen el lunes a Cuba para reunirse con los líderes de la guerrilla, que recibieron con incredulidad los resultados.

Una opción para el gobierno sería reabrir las negociaciones, algo que Santos había descartado antes y que De la Calle describió de "catastrófico". El presidente, al que le quedan poco menos de dos años de mandato, también podría intentar ratificar el acuerdo en el Congreso o convocando una convención constitucional, algo que tanto las FARC como Uribe habían visto con buenos ojos.

"Creo que sí pensábamos que se iba a ganar", dijo a W Radio el líder de las FARC Rodrigo Londoño, alias "Timochenko". "No significa que ya se ha perdido la batalla por la paz, yo creo que esto antes nos llena de más entusiasmo y nos compromete mucho más".

La derrota del gobierno fue aún más llamativa dado el enorme apoyo internacional al acuerdo, que presentaron como un modelo para un mundo sumido en la violencia política y el terrorismo. Muchos jefes de gobierno, el secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, estaban presentes cuando Santos y "Timochenko" firmaron el pacto hace menos de una semana en una ceremonia llena de emoción.

Noruega y Chile, garantes de la mesa de diálogo en Cuba, expresaron el lunes su compromiso de seguir contribuyendo en el nuevo escenario y el secretario de la ONU exhortó a los colombianos a "mantener la calma y evitar un retorno a la violencia".

Ante la incertidumbre, todos los ojos están sobre el antiguo jefe y principal rival de Santos: Uribe.

Sin la potencia de relaciones públicas del gobierno, un airado Uribe dio voz a millones de colombianos, muchos de ellos víctimas de las FARC como él, indignados por los términos de un acuerdo de 297 páginas que permitía a los líderes rebeldes evitar el paso por prisión si confesaban sus crímenes y les reservaba 10 escaños en el congreso.

Tras conocer los resultados, Uribe pidió "un gran pacto nacional" e insistió en "correctivos" que garanticen el respeto a la constitución y la empresa privada y una justicia sin impunidad. Uribe no mencionó si trabajaría con Santos para intentar salvar el acuerdo.

Ni él ni sus representantes asistieron a la reunión del lunes con los partidos convocada por Santos pero un comunicado del Centro Democrático expresó que esa fuerza política tiene la "voluntad" de reunirse con los "delegados que el gobierno nacional designe".

"Todo lo que tenían esos acuerdos era impunidades", dijo Ricardo Bernal, de 60 años. "Todos queremos la paz, pero con reajustes".

En Bogotá cientos de partidarios del acuerdo de paz intentaban asimilar el resultado en medio de la desesperanza.

"Al final, el odio hacia las FARC ganó sobre la esperanza por el futuro", dijo Jason Marczack, experto en América Latina del Atlantic Council de Washington.

--------

El periodista César García en Bogotá y Michael Weissenstein en La Habana contribuyeron a este despacho.

---------

Joshua Goodman está en Twitter: https://twitter.com/apjoshgoodman. Su trabajo puede encontrarse en http://bigstory.ap.org/journalist/joshua-goodman

Andrea Rodriguez está en Twitter: https://twitter.com/ARodriguezAP. Su trabajo puede encontrarse en http://bigstory.ap.org/content/andrea-rodriguez

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario