internet 30 noviembre 2016

Hipocondríacos extremos: cuál es el riesgo de preocuparse demasiado

Vivir con la constante sensación de tener una grave enfermedad puede ser muy riesgoso para la salud, según un nuevo estudio noruego. Qué solución recomiendan los especialistas

Que los resultados de un estudio de salud indiquen que todo está bien es, en general, un gran alivio. Es que, actualmente, el conocimiento cada vez más generalizado de la infinidad de enfermedades que existen en el planeta y la profundidad de investigación que alcanzan los estudios médicos mantienen con un alto nivel de preocupación a los más hipocondríacos.

Internet, una fuente infinita de información médica (correcta y errónea), tampoco contribuye a tranquilizar a los más preocupados. Sin embargo, este estrés que genera la necesidad permanente de saber con certeza que no se tiene ninguna enfermedad puede ser altamente perjudicial.

Las personas con hipocondría o su versión extrema, la "ansiedad por la salud", de acuerdo con un nuevo estudio noruego realizado entre más de 7 mil personas, tienen una posibilidad 73 por ciento mayor de desarrollar una enfermedad cardíaca durante un lapso de diez años, en comparación con quienes no sufren este trastorno. Para dar con los resultados, se analizaron datos del Hordaland Health Studies (HUSK, por sus siglas en inglés), una encuesta longitudinal de salud en Noruega y datos del proyecto Cardiovascular Diseases in Norway (CVDNOR).

La ansiedad por la salud es netamente la preocupación generalizada y persistente de tener una enfermedad seria. Cuando una persona sufre esta condición, comienza a monitorear su cuerpo de cerca, a interpretar mal sus síntomas y, a menudo, a llevar a cabo una búsqueda excesiva y desconfiada de asesoramiento médico.

Peter Tyrer, profesor británico de psiquiatría comunitaria y experto en ansiedad de la salud, señaló que es el elevado nivel de ansiedad lo que distingue a este trastorno de la hipocondría. Una persona que sufre de esta ansiedad realmente desea dejar de preocuparse por estar enfermo en lugar de aliviar sus síntomas físicos.

Generalmente, cuando una persona padece este trastorno entiende que es algo normal, producto de su personalidad, y que no tendrá mayores consecuencias que un estado generalizado de ansiedad. Sin embargo, los resultados de este último estudio indican que aquellos más hipocondríacos tienen una alta probabilidad de enfermarse más y desarrollar enfermedades cardíacas. La ansiedad ya está asociada hace tiempo con el aumento del espesor de las paredes de las arterias y la activación de los sistemas hormonales relacionados con el estrés. Y también se conocía que ambos son factores que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón.

Sin embargo, el estudio también sugiere que muchas veces esta ansiedad por la salud se produce luego de que el paciente detecta o sospecha una enfermedad que realmente tiene, grave o no. Por este motivo, llevar al extremo la preocupación, incluso cuando hay un problema de salud, no deja de ser peligroso.

Tyrer dijo que sugiere a las personas con síntomas de ansiedad y posible hipocondría extrema que se dispongan a responder tres simples preguntas: ¿se ha estado preocupando mucho últimamente por su salud?, ¿tiende a preocuparse por su salud en general? y ¿sintió alguna vez que el problema es más grave que el que los médicos han descubierto? Si todas las respuestas son sí, el especialista sugiere buscar ayuda profesional.

Encontrar alivio temporal por momentos es "inútil", según Tyrer. La investigación de Tyrer y su equipo demostró que se necesita una terapia cognitiva conductual para reinterpretar los pensamientos obsesivos acerca de la salud. Una de sus propuestas es llevar un diario de síntomas para detectar una relación con las actividades diarias.

"Los síntomas a menudo se manifiestan debido a la propia ansiedad, como sentir dolor en el pecho" explicó Tyrer. "Nosotros intentamos que la gente haga la conexión por sí misma. Por ejemplo, si se siente dolor en el pecho en el trabajo pero no cuando están arreglando el jardín, entonces es poco probable que sea un dolor físico producido por una afección cardíaca".

Tyrer dijo que la ansiedad por la salud general comienza en gente joven con disparadores puntuales. Por ejemplo, la muerte de un familiar puede ser un desencadenante de un cuadro de ansiedad. Alrededor de cinco a diez sesiones de terapia parecen funcionar, según el experto, y los beneficios parecen ser duraderos.

Fuente: infobae.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario