Mundo 16 mayo 2016

Hijo desaparecidos revela datos sobre cautiverio de su madre

BUENOS AIRES (AP) — Guillermo Pérez Roisinblit, hijo de desaparecidos durante la última dictadura militar argentina, dio el lunes detalles sobre el cautiverio de su madre embarazada mientras era vigilada por quien se convirtió en su apropiador a los pocos días de nacer.

Pérez Roisinblit, de 37 años, declaró como testigo en un juicio contra Francisco Gómez, quien desde principios de mayo es juzgado junto a otros dos imputados por la privación ilegal de la libertad de Patricia Roisinblit y José Manuel Pérez Rojo en 1978 cuando ella cursaba un embarazo avanzado.

El joven que recuperó su identidad en el año 2000 y es nieto de Rosa de Roisinblit, vicepresidenta de la organización humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, explicó cómo era la función de guardián de Gómez con su madre detenida a partir de los relatos que dijo haber escuchado de su apropiador luego de que éste reconoció hace años que no era su verdadero padre.

"Me aseguró que mientras mi mamá estaba embarazada se había portado bien con ella, que le prestaba alimentos a escondidas, como huevos duros y leche, y la sacaba a pasear por el jardín interno de la RIBA (Regional de Inteligencia de Buenos Aires)" con los ojos vendados, relató Pérez Roisinblit a los tres jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Oral Federal N 5 de San Martín, en las afueras de Buenos Aires.

Agregó que, en esos paseos, Gómez le decía a la joven que tenía que permanecer tranquila y que si intentaba escapar él la tendría que golpear.

El tribunal intenta determinar si Gómez como personal civil de la RIBA, el exjefe de la Fuerza Aérea Omar Domingo Rubens Graffigna y Luis Trillo, antiguo jefe de ese centro de detención en el oeste del cono urbano de Buenos Aires fueron responsables del cautiverio durante un par de meses de Patricia y José Manuel, miembros de la organización guerrillera Montoneros.

La joven embarazada fue derivada luego a la Escuela de Mecánica de la Armada donde dio a luz a Guillermo, que le fue sustraído y terminó en manos de Gómez y su entonces esposa. Se desconoce qué fue de la joven, lo mismo que su pareja. Ambos pasaron a engrosar la lista de los miles de desaparecidos que dejó el régimen de facto (1976-1983).

Gómez y el resto de los acusados sostienen su inocencia. El primero afirma que trabajó como jardinero en la RIBA. Su abogado, Sergio Díaz Dallaglio, afirmó días atrás a The Associated Press que las Abuelas de Plaza de Mayo "tienen un aureola de santidad" al haber logrado que 119 nietos robados y criados por militares o allegados recuperaran su identidad pero que en realidad "han ido por el camino de la venganza".

Pérez Roisinblit también afirmó que Gómez le había contado que su padre biológico fue torturado en la RIBA e indicó que su apropiador guardaba armas y municiones en el domicilio familiar. "No entiendo por qué un simple jardinero tenía tantas balas en casa", señaló al respecto.

El joven recuperó la identidad a partir de una denuncia anónima y su apropiador y quien fuera su esposa cumplieron penas de prisión. Ahora el nieto recuperado vuelve a ver la cara a Gómez como querellante en un juicio que puede derivar en penas de hasta 10 años de cárcel.

Las distintas querellas del juicio esperan que en el proceso surjan nuevas pruebas que permitan ampliar las acusaciones y condenas contra los imputados y determinar cuál fue el destino final de la pareja de secuestrados.

Cuando ambos estuvieron en cautiverio Graffigna no era comandante la fuerza aérea -cargó que ocupó más tarde- sino brigadier mayor de la fuerza y de él dependía la unidad de inteligencia de esa arma.

Graffigna fue enjuiciado en 1985 durante el proceso que condenó a otros jefes de la última dictadura pero fue absuelto de los delitos de homicidio calificado, privación ilegítima de la libertad y tormentos, entre otros.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario