Entretenimiento 25 febrero 2016

Hernández tras la construcción de sonido de "The Revenant"

MEXICO (AP) — Martín Hernández ha sido el editor de sonido de todas las películas de Alejandro González Iñárritu. El año pasado estuvo nominado al Oscar por "Birdman", pero su participación en "The Revenant", por la que terminó consiguiendo su segunda nominación a los Premios de la Academia, estaba en entredicho por sus otros compromisos de trabajo.

"Por lo menos así fue en los primeros seis meses" de producción, que no pudo estar presente, dijo en una entrevista reciente con The Associated Press en su estudio de grabación en la Ciudad de México.

Hernández comenzó a desarrollar algunos sonidos por internet y ya más avanzada la producción viajaba una semana al mes a Los Angeles, mientras González Iñárritu seguía filmando.

"Fue mucho trabajo, pero fue en un espacio más condensado, no como en 'Birdman' que fue a lo largo de un periodo mucho más largo", dijo.

Los mismos sonidos eran diferentes, empezando porque la película se desarrolla en espacios abiertos, en distintas estaciones del año y en una época pasada. Además, muchos de los sonidos no vienen directamente del entorno real, sino de las emociones que éste provoca en los personajes.

La naturaleza "es definitivamente un actor extra, es un personaje que está haciendo su papel ahí", dijo Hernández. Por eso una de las escenas clave para él es la del ataque del oso, en cuyo sonido ya habían empezado a trabajar cuando él todavía no entraba de lleno al proyecto.

La escena se desarrolla en un bosque, pero habían puesto un sonido de lodo que no era coherente, recordó. Además, tenían que inventar al oso, ya que el animal es una animación por computadora. "Si no encontrabas una absoluta veracidad en los elementos de sonido que escogías para construir el personaje, ... te dabas cuenta inmediatamente de que era falso".

Hernández convocó a su colega Randy Thom para que "salvara la escena" y pudieran conseguir lo buscaban. Thom se encontraba en San Francisco, en el estudio Skywalker, y tomó un avión para encontrarlos esa misma tarde en Los Angeles.

"Una semana después la trajo construida casi como está en la película", dijo Hernández.

Thom se quedó con ellos para el resto del filme. Hernández y Thom contaron solo con seis meses de trabajo intenso para desarrollar el audio.

"Tuvimos que reestructurar la manera de pensar de los editores que estuvieron trabajando siete meses antes", apuntó el mexicano.

Parte del cambio era lograr que el sonido tuviera el mismo efecto de cámara de 360 grados por el que ha sido elogiada "The Revenant", para que los objetos fueran anunciados antes de aparecer en pantalla y no desaparecieran del todo cuando no estuvieran en ella.

"El sonido no puede estar disociado de esa narrativa... Eso lo descubrimos en 'Birdman' y en 'Revenant' sucede todo el tiempo", explicó Hernández.

Gran parte del sonido proviene del cuerpo de los actores (sus respiraciones, sus gritos), que también necesitaron edición y tomas extra.

"Lo hicimos mucho, muchas respiraciones, muchas de las reacciones guturales de Leo (DiCaprio), y la razón desde luego era que, como bien observas, estábamos muy cerca de ellos, estabas muy cerca del personaje, necesitas tener el sonido que te dé esa cercanía", dijo.

Hernández comparte su nueva nominación al Oscar con Lon Bender, a quien calificó como "un profesional absoluto". La producción de "The Revenant" tuvo conocidos retrasos y momentos críticos, y el departamento de sonido no fue la excepción.

"Uno de los requerimientos de cualquier supervisor de sonido siempre debe ser, probablemente sea uno de las más importantes, tener un vínculo de comunicación con el director", dijo Hernández. "Ya sea porque Lon estaba acostumbrado a trabajar en otro tipo de films, o por el lenguaje, o porque era la primera vez que trabajaba con Alejandro, o por todo esto y otras cosas más, en algún momento creo que se truncó esa conversación".

"Creo que si no hubiéramos entrado Randy y yo a absorber esa parte del peso específico, la conversación sí se hubiera resquebrajado por completo", añadió.

Hace unos años Hernández trabajó simultáneamente para Guillermo del Toro, en la cinta nominada al Oscar "El laberinto del fauno", y González Iñárritu, quien por ese entonces hacía "Babel".

Y aunque esto podría sonar como un sueño, "no se lo deseo a nadie", dijo Hernández, quien ya tiene su esmoquin listo para la gala del Oscar del domingo.

"Fue un proceso doloroso porque también desgraciadamente yo me involucré en 'Babel' y Alejandro adelantó producción y Guillermo se atrasó, entonces hubo un momento que se me hizo un nudo entre Alejandro y Guillermo. Es una cosa que nunca volvería a hacer, meterme en ese embrollo".

En otras películas, González Iñárritu y Hernández incluyeron la grabación que usan los vendedores de tamales en las calles de México. También habían utilizado una grabación del silbato de los vendedores de camote (batata) como un guiño a su país.

"Esta vez no, y mira que lo intentamos, rompimos la tradición", dijo Hernández sobre "Revenant". "Pero no le digas a nadie".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario