La Habana 15 julio 2016

Habaneros temen que medidas contra boteros hagan 'desaparecer' a los taxis en la capital

El Noticiero Nacional de Televisión, en su emisión estelar del jueves, anunció que se tomarán medidas contra los choferes de almendrones que cobren más de lo habitual por sus servicios, que incluyen retirarles la licencia de trabajo por cuenta propia.

El reportaje, a cargo de la periodista Claudia Montes de Oca, que entrevistó a varios choferes, a clientes y funcionarios como José Conesa González, director provincial de Transporte, es una respuesta a la preocupación de los habaneros, que han visto aumentar considerablemente los precios del pasaje en los últimos días.

"Tuve que pagar 3 CUC el otro día para regresar de Santa María para La Habana", asegura Eduardo. "Ese pasaje lo más que te podía costar antes era 1 CUC".

Melisa cuenta que los taxis desde el Vedado para La Habana empezaron a cobrar 20 pesos por un tramo que hace una semana costaba diez. "Y eso cuando te quieren llevar, porque la mayoría solo llega hasta Coppelia, para allí volver a cargar para La Habana".

Yannelis cuenta que la línea Habana-Lisa ha desaparecido prácticamente. "Todos los carros van hasta La Ceguera y te cobran 20 pesos. Si quieres seguir para La Lisa, son 10 pesos más", dice.

Sin embargo, la preocupación más marcada entre la población no es la subida de los precios, sino la disminución del servicio de taxis particulares. En líneas como Alamar-Habana, los pasajeros se quejan de que los taxis están "perdidos".

"La cuestión es que los choferes desde hace rato están cobrando por tramos", explica Yoandry, un chofer. "Alamar es una ruta que no se puede dividir por tramos, casi todo el que se monta va directo para allá, así que es menos ganancia, por eso no nos gusta", argumenta.

Como consecuencia, este verano se hace casi imposible encontrar taxis que la cubran. "En horario pico el Parque Central se llena de gente y la mayoría de los taxis que paran dicen que no van para Alamar", comenta Idalmis.

"El otro día saqué a mi hijo a pasear y para regresar fue terrible aquello. Después de una hora esperando, pasó una guagua que cobró 5 pesos y se llenó, con gente de pie y todo, allí mismo en el Parque Central", explica.

Aunque el transporte urbano estatal no ha disminuido, su servicio resulta insuficiente para esta época del año, cuando los padres están de vacaciones junto a sus hijos en edad escolar, y la mayoría cuenta con el servicio privado para poder llevarlos a los lugares habituales como la playa, el acuario o Coppelia.

Subida de precios del combustible

La mayoría de los choferes entrevistados por Montes de Oca coinciden en que los precios del combustible han subido y por eso el pasaje se encarece. "Eso es en la bolsa negra", insiste la periodista. "Sí", reconocen ellos.

Los funcionarios aseguran que, dado que en los puntos de venta oficiales (los CUPET) el combustible sigue teniendo el mismo precio, el aumento de los pasajes es artificial y acusan a los choferes de "lucrar con la necesidad de la población".

"Son todos unos hipócritas", acusa Yoandry. "Ellos saben muy bien que la mayoría de los choferes particulares compramos petróleo 'por la izquierda', porque los precios del CUPET no nos dan la cuenta para sacar ganancia".

La verdad es que los choferes siempre se han quejado de los precios estatales, todos superiores a 1 CUC por litro, en un momento en que el petróleo tiene bajos precios a nivel internacional.

La bolsa negra se mantenía a base de la reventa por parte de choferes estatales, quienes recibían una asignación mensual de combustible, que ahora ha sido recortada hasta el 50 % en algunos casos.

"Los recortes han hecho que el combustible se encarezca, como es lógico —explica Yoandry—, y como ni muertos le van a bajar el precio en los CUPET, seguimos perdiendo nosotros", agrega.

"Dijeron que los recortes no iban a afectar a la población, pero eso es una doble moral —opina Idalmis—. Ellos saben muy bien que aquí la gente sobrevive por la ilegalidad. Ellos mismos contribuyen a crearla y mantenerla, saben muy bien que sí vamos a estar afectados".

Eduardo piensa que la situación va a empeorar todavía. "Ellos mismos dijeron en el noticiero que los choferes que dicen que el combustible subió están reconociendo que lo compran ilegalmente. Vaya, que reconocen que son unos delincuentes. En fin, que los delincuentes siempre somos los del pueblo, no ellos, que le ponen un precio de robo a mano armada al combustible en el CUPET", considera.

Para Eduardo, las nuevas medidas "van a lograr que muchos boteros dejen de trabajar, para evitarse los problemas y la pérdida de dinero". Yoandry coincide con él. Dice que está "sacando cuentas, porque si no da, no sigue trabajando".

Idalmis está segura de la disminución del servicio: "Yo no sé qué pasará con otras líneas, pero la de Alamar, si la semana pasada tenía pocos taxis, la semana que viene no tendrá ninguno. Y las guaguas más llenas no pueden estar, no dan abasto. Nuestros hijos se pasarán el resto de sus vacaciones encerrados en la casa", augura.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario