EEUU 08 abril 2016

Grupo EI crece en Libia, milicias locales responden

WASHINGTON (AP) — El número de extremistas del grupo Estado Islámico presentes en Libia se ha multiplicado por dos en el último año hasta un máximo de 6.000 combatientes, con aspiraciones de perpetrar ataques contra Estados Unidos y otras naciones de Occidente, dijo el jefe del Mando África de Estados Unidos el jueves.

Las milicias locales libias han tenido cierto éxito a la hora de frenar el aumento de la presencia de Estado Islámico en Bengazi y combaten al grupo en Sabratha, explicó el general del ejército David Rodriguez, máximo responsable del Mando África. La decisión para proporcionar más asistencia militar a los libios espera a la puesta en marcha de un gobierno de unidad nacional, agregó.

Los últimos números de Estado Islámico en Libia muestran que su rama en este país es la más grande de las ocho que tiene el grupo fuera de Irak y Siria, según funcionarios de Defensa de Estados Unidos, que no estuvieron autorizados a proporcionar detalles sobre el grupo y hablaron bajo condición de anonimato.

Estados Unidos realizó dos ataques aéreos sobre Libia en los últimos meses contra tropas de Estado Islámico y sus cabecillas, pero Rodriguez dijo que estas acciones están limitadas a insurgentes que suponen una amenaza "inminente" a los intereses de Estados Unidos. Es posible de Washington pueda hacer más en el país a medida que se vaya perfilando su nuevo gobierno, apuntó.

Estados Unidos y sus aliados esperan que el gobierno de unidad auspiciado por Naciones Unidas pueda juntar a las facciones enfrentadas y poner fin al caos que reina en el país, que alimentó la implantación de Estado Islámico. Tanto Washington como otros países europeos querrían que el nuevo ejecutivo llegue a trabajar con ellos en contra de EI.

Estados Unidos, Francia y otras Naciones del viejo continente han enviado fuerzas de operaciones especiales a trabajar con funcionarios libios y ayudar a la lucha de las milicias. En febrero, bombardeos estadounidenses golpearon un campo de entrenamiento de Estado Islámico en una zona rural del país, cerca de la frontera con Túnez, matando a más de 40 radicales. Y el pasado noviembre, otro ataque aéreo de Washington acabó con la vida del líder del grupo en Libia, Abu Nabil.

Sin embargo, según Rodriguez, para Estado Islámico será un reto convertirse en una amenaza tan grande como la que supone en Irak y Siria por la resistencia de los combatientes locales y de la población, que muestra desconfianza ante grupos extranjeros.

___

La periodista de The Associated Press Deb Reichmann contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario