Mundo 07 agosto 2016

Grecia: aumentan contrabando y frustraciones de migrantes

IDOMENI, Grecia (AP) — Con Turquía en crisis y las fronteras de Europa cerradas, contrabandistas de personas en el norte de Grecia esperan un verano rentable.

Los traficantes emplean métodos cada vez más sofisticados — vigías en moto, mapas sobre los "puntos ciegos" en la vigilancia fronteriza e incluso informantes en la policía — para sacar a refugiados que llevan meses atrapados en el norte de Grecia, según la policía del país.

El precio cada vez más alto del viaje clandestino y las pocas posibilidades de éxito no han mermado la determinación de migrantes como Sorah Rahimi.

Este estudiante de psicología de 22 años viajó desde Afganistán con su madre, que tiene problemas de salud, es el cliente objetivo ideal de las redes de contrabando de personas que están reapareciendo en la región. Acordó pagar 2.500 euros (2.750 dólares) a los traficantes para viajar desde la frontera norte de Grecia con Macedonia a Suecia, pero solo pudo avanzar unos kilómetros (millas) antes de ser descubierto por la policía y devuelto a suelo griego.

"Necesitamos ir a Suecia. Toda nuestra familia está allí. Ya no tenemos nada en Afganistán", dijo Rahimi a la AP antes de ser trasladado a un albergue para migrantes en el norte de Grecia.

Decenas de miles de migrantes se quedaron varados en su viaje hacia el norte de Europa. Los gobiernos de varios de los países por los que discurría la principal ruta migratoria, la de los Balcanes, cerraron sus fronteras en marzo para evitar la situación de 2015, cuando llegaron más de un millón de refugiados y migrantes, avivando tensiones políticas en esas regiones.

El viaje hacia el norte es cada vez más arriesgado y largo. Rahimi pasó tres meses en el puerto de Pireo, cerca de Atenas, antes de viajar al norte en tren.

El intento de golpe de Estado del mes pasado en Turquía, al que siguió una draconiana ofensiva gubernamental contra los considerados contrarios al gobierno turco, ha aumentado la incertidumbre.

En Grecia, los traficantes de personas reaparecieron en gran número desde que el gobierno desmanteló un enorme campamento improvisado en Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia, a finales de mayo, según funcionarios de la guarda fronteriza, la policía y la división de seguridad del país entrevistados por la AP.

En una operación reciente, la policía detuvo a 29 presuntos miembros de dos redes de tráfico en el norte. Una banda había recibido información de un oficial de la policía griega sobre fallos en la red de cámaras de visión nocturna en la frontera que comparten Grecia y Turquía.

Según la policía, los contrabandistas metieron a unos 600 inmigrantes en Grecia desde Turquía durante varios meses y les ayudaron a llegar a otros países empleando una flota de taxis, vehículos de exploración, teléfonos prepago y un sistema de palabras clave que incluía: "perros" para policía, "camiones de basura" para autos patrulla y "bloques de cemento", "pescado" o "kebabs" para referirse a los propios migrantes.

"Al menos seis taxistas (griegos) estaban involucrados en las redes de contrabando, cobrando una tarifa normal mientras participaban a sabiendas en la actividad ilegal", explicó George Pantelakos, brigada de la policía griega. "Cada traslado estaba asistido por vigías en motocicletas en un esfuerzo para evitar ser detenidos".

Otros sospechosos procedían de Siria, Irak, Armenia, Albania y Kazajstán.

Cinco agentes de policía también fueron detenidos en Macedonia acusados de ayudar a los traficantes en el lado norte de la frontera griega.

Solo en Grecia hay más de 57.000 migrantes atrapados, la mayoría de ellos en unos 60 campos habilitados por el gobierno en todo el país.

___

El periodista de AP Derek Gatopoulos, en Atenas, contribuyó a este despacho.

___

El periodista de AP Kantouris está en Twitter en http://www.twitter.com/CostasKantouris

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario