Mundo 13 julio 2016

Gobierno colombiano y camioneros tratan de conjurar paro

BOGOTA, Colombia (AP) — El gobierno colombiano y delegados del gremio de los camioneros se encontraban reunidos el miércoles en un nuevo intento por destrabar una huelga de transportistas que se niegan a llevar alimentos y bienes básicos a los centros de abasto y mercados del país y que han bloqueado algunas de las carreteras nacionales.

El conflicto estalló hace más de un mes cuando un grupo de transportadores acusaron al gobierno de incumplir una serie de acuerdos a los que habían llegado dos años atrás cuando hubo una protesta similar. Los camioneros reclaman un mejor precio para los fletes y la disminución en los precios de los combustibles.

Las pérdidas por la huelga ascienden a unos 375 millones de dólares, según los cálculos de la Asociación Nacional de Empresas Transportadoras de Carga por Carretera. En Colombia, un galón de gasolina cuesta entre 2,6 dólares y tres dólares.

"En este momento estamos en el Ministerio de Transporte donde vamos a sentarnos con voceros del gobierno para ver qué solución definitiva encontramos para levantar el paro", dijo a The Associated Press Alfonso Medrano, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Camioneros.

Medrano agregó que están prestos a escuchar las propuestas del gobierno y que su interés es conseguir cuando antes una solución para que se levante la protesta. Las partes esperan llegar a un acuerdo con la intermediación del presidente de la Conferencia Episcopal colombiana, Monseñor Luis Augusto Castro.

"Nosotros siempre hemos estado dispuestos al diálogo, pero pacíficamente y sin violencia", dijo a los periodistas el Ministro de Transporte, Jorge Rojas.

Luis Hernando Ríos, vocero del principal centro mayorista de alimentos de Bogotá, Corabastos, explicó a la AP que no hay escasez de alimentos en la capital colombiana y que, en general, comida y bienes básicos siguen ingresando normalmente a las plazas de mercado de la capital.

En días pasados, Guillermo Botero, director de una caja de compensación familiar, dijo a la AP que si el paro no se soluciona, se generarían grandes problemas de desabastecimiento en las ciudades del país. Por el momento, en Bogotá se descarta un desabastecimiento porque a la capital entran alimentos por varias vías del país que no han sido tomadas por los transportadores.

El paro es impulsado por la Asociación de Camioneros, gremio que representa los intereses de los transportadores de carga del país. Sin embargo, algunos conductores no están de acuerdo con el paro y han seguido trabajando y transportando carga. El gobierno ha dispuesto caravanas de soldados y policías que los custodian.

En el paro participan unos 320.000 vehículos de carga.

La Asociación Nacional de Empresas Transportadoras de Carga por Carretera ha calculado las pérdidas provocadas por el paro en 1,1 billón de pesos (un poco más de 375 millones de dólares).

La Fiscalía General informó el miércoles que 28 personas han sido capturadas y judicializadas desde que se inició el paro por participar con violencia en las protestas. A todos se les ha imputado los delitos de daño en bien ajeno y lesiones personales.

"Esta no es una protesta pacífica y, por lo tanto, hemos abierto una investigación en contra de por lo menos seis personas que están queriendo secuestrar al país en este momento a través de un supuesto paro de transportadores que ya se está convirtiendo en una actividad abiertamente delictiva", dijo el Fiscal General Jorge Fernando Perdomo.

El Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo que el nivel de agresividad del paro subió de tono en los dos últimos días, especialmente en el departamento de Boyacá, en el centro del país, donde se realizaron más de 15 bloqueos de carreteras.

Las autoridades también investigan las causas de la muerte el martes de un joven en la población de Duitama. Presuntamente, el hombre participaba en una de las protestas por la huelga.

El martes el gobernador de Boyacá, Carlos Andrés Amaya, y cuatro de sus acompañantes resultaron heridos en un accidente de tránsito cuando se dirigía a una reunión con voceros de los camioneros cerca de la ciudad de Tunja. Las autoridades están investigando las causas del accidente porque aún no está claro si habría tenido alguna relación con el paro.

La Fiscalía General también indaga por el caso.

El presidente Juan Manuel Santos ordenó al ministro Villegas reforzar la seguridad en las carreteras colombianas.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario