Mundo 13 junio 2016

Funcionarios filipinos: Rehén canadiense fue decapitado

MANILA, Filipinas (AP) — El movimiento separatista Abu Sayyaf decapitó a un canadiense, confirmaron el martes autoridades filipinas, el segundo rehén de esa nacionalidad en ser asesinado en dos meses por estos insurgentes después de que no se cumplieron sus demandas del pago de un elevado rescate.

El rehén, Robert Hall, fue secuestrado de una marina en septiembre del año pasado junto con otro canadiense, un noruego y una filipina. El otro canadiense, el ex ejecutivo de la industria minera John Ridsdel, fue decapitado en abril.

Herminio Coloma, vocero presidencial, condenó el "asesinato brutal y sin sentido" de Hall. Él estuvo retenido por Abu Sayyaf en la selva de la sureña provincia de Sulu durante nueve meses.

"Este más reciente crimen atroz sirve para fortalecer la determinación de nuestro gobierno para poner un final a este reino de terror y bandidaje", señaló en un comunicado.

Un video de extremistas obtenido por oficiales de la policía de Filipinas que fue visto por The Associated Press mostraba a Hall vestido con una camisa de color anaranjado arrodillado frente a una bandera negra del tipo de la del grupo Estado Islámico antes de ser asesinado en una zona selvática.

El lunes venció una fecha límite de pago de rescate establecida por Abu Sayyaf y la policía encontró posteriormente una cabeza cercenada de un hombre caucásico afuera de una catedral católica en el poblado de Jolo, en la provincia de Sulu.

En Ottawa, el primer ministro canadiense Justin Trudeau dijo que existía "razón convincente para creer" que Hall había sido asesinado por sus captores, y agregó que el gobierno canadiense estaba trabajando con autoridades filipinas para confirmar su muerte.

"Tenemos todas las evidencias para creer que los reportes desafortunadamente son verdaderos", señaló Trudeau.

Dijo que estaba "horrorizado" por los asesinatos y reafirmó el rechazo de Canadá a pagar rescates.

"El gobierno de Canadá no puede y no pagará rescates por rehenes a grupos terroristas, ya que hacer eso pondría en peligro las vidas de más canadienses", reafirmó Trudeau en un comunicado.

"Estamos más comprometidos que nunca a trabajar con el gobierno de Filipinas y socios internacionales para perseguir a los responsables de estos actos atroces y para llevarlos ante la justicia, sin importar el tiempo que tome", agregó.

Trudeau instó recientemente a líderes de otros países del grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo a reiterar su oposición al pago de rescates.

Después de ser secuestrados de la marina en la Isla Samal en septiembre, los rehenes fueron llevados en bote a Sulu, donde milicianos de Abu Sayyaf han mantenido rehenes durante años en campamentos de la selva montañosa.

Ridsdel fue decapitado el 25 de abril después de que no se pagaron los 300 millones de pesos filipinos exigidos por su rescate (6,3 millones de dólares).

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario