Mundo 30 septiembre 2016

Funcionario de ONU monitoreará tribunales de paz en Colombia

BOGOTÁ, Colombia (AP) — El máximo responsable de Derechos Humanos de Naciones Unidas dijo el jueves que observará de cerca cómo operan los tribunales de paz especiales establecidos en el acuerdo de paz de Colombia para asegurar que quienes cometieron crímenes de guerra durante el largo conflicto sean procesados.

Los colombianos irán a las urnas el domingo para decidir si se ratifica o se rechaza el acuerdo de paz firmado esta semana entre el gobierno y la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el movimiento rebelde más grande del país.

Una de las partes más controvertidas del acuerdo de 297 páginas libraría de prisión a líderes rebeldes y funcionarios responsables de violaciones de los derechos humanos si confiesan sus crímenes. Los tribunales especiales determinarán castigos alternativos como trabajo de reparación en áreas fuertemente afectadas por el conflicto, aunque se supone que las sanciones incluirán algún tipo de "restricciones efectivas de libertad" que no han sido especificadas.

Zeid Ra'ad Al Hussein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, que el lunes acompañó al secretario general, Ban Ki-moon, en la ceremonia de firma de la paz, dijo que se reserva el derecho a "comentar enérgicamente" si los fallos de estas cortes se apartan de estándares internacionales para el castigo de abusos graves.

"No está claro todavía cuánta responsabilidad aplicarán en la práctica las cortes", señaló en una conferencia de prensa durante su primera visita a Colombia. "Es un aspecto del acuerdo que nosotros — como muchos otros — analizaremos muy de cerca cuando se implementen".

Zeid, un diplomático y príncipe jordano, dijo que se reunió durante dos horas con Rodrigo Londoño, jefe de las FARC, y con funcionarios del gobierno para discutir el acuerdo que terminó con 52 años de hostilidades. Durante el encuentro explicó que vacilará a la hora de manifestarse contra violaciones u omisiones graves de cualquiera de las partes durante la puesta en marcha del acuerdo.

Aunque Colombia ha avanzado en algunas áreas respecto a los derechos humanos, en otras no hubo casi ninguno, explicó citando como ejemplo una vista al estado mayoritariamente negro de Choco, donde dijo que quedar perplejo por la pobreza.

"Quedé sorprendido de que un país como Colombia pueda tener áreas rurales donde la gente vive en los niveles más básicos de subsistencia", señaló Zeid refiriéndose a estadísticas que señalan que 68% de los residentes de Choco vive en la pobreza. "Para mí, fue realmente revelador. Así que es un país con un enorme potencial, pero necesita superar las sujeciones del pasado".

Según Zeid, el acuerdo de paz es una oportunidad para atender asuntos sociales y de desigualdad abandonados durante años.

"Realmente no hay excusa para que una nación sofisticada de ingresos medios como Colombia esté produciendo estas enormes disparidades en indicadores sociales y económicos entre áreas urbanas y rurales", enfatizó. "Las FARC y algunos otros grupos armados estuvieron nutridos por el desencanto y el enojo sobre las carencias en áreas rurales, y es por ello esencial que el gobierno invierta importantes recursos humanos y financieros para evitar que se repita la historia".

Para monitorear más de cerca el acuerdo, Zeid alentó a las autoridades a renovar el mandato de su agencia en Colombia, que expira en octubre. Su operación local se estableció en 1997 y, gracias a sus oficinas de campo en toda Colombia, es considerada una de las fuentes más fiables de información sobre derechos humanos en el país.

Zeid dijo que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha insinuado algunos cambios en el borrador del mandato adelantado por su oficina y ambas partes están ahora negociando. "Creemos que todo lo que hacemos es esencial", agregó.

___

Joshua Goodman está en Twitter en: https://twitter.com/apjoshgoodman

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario