Mundo 30 julio 2016

Francisco pide a los jóvenes que salgan y participen

BRZEGI, Polonia (AP) — El papa Francisco desafió a cientos de miles de jóvenes reunidos en un amplio prado polaco a que rechacen ser un "apoltronado de sofá" que se retrae en videojuegos y pantallas de cómputo y en lugar de ello participen en activismo social y en la política para crear un mundo más justo.

En un discurso decorado con lenguaje contemporáneo, el pontífice de 79 años, a pesar de un largo día de presentaciones en público, se dirigió con entusiasmo el sábado a su atenta audiencia durante una cálida noche de verano.

Francisco habló de una parálisis que proviene de simplemente buscar lo más cómodo, de confundir la felicidad con una forma de vida complaciente que podría derivar en que la gente pierda la capacidad de determinar su propio destino.

"Queridos jóvenes, no venimos a este mundo a 'vegetar', a tomarnos las cosas con calma, a hacer de nuestra vida un cómodo sofá en el cual quedarnos dormidos. No, venimos por otra razón: para dejar una huella", le dijo Francisco a una multitud que los medios de comunicación polacos calcularon en más de un millón de personas en un campo enorme en Brzegi, un poblado en las afueras de la ciudad sureña de Cracovia.

Los organizadores dijeron que 1,6 millones de personas acudieron a escuchar al papa el sábado por la noche, pero la policía no dio una cifra estimada del número de asistentes.

Francisco censuró un escapismo moderno hacia el consumismo y las computadoras que aísla a la gente. El mismo mensaje fue expresado en una presentación de ballet en el lugar antes de que él diera su discurso: una mujer solitaria busca contacto humano, pero es rechazada por personas que traen tabletas y teléfonos celulares, hasta que un hombre sale tras una barrera transparente para contactarse con ella.

Para el pontífice, Jesús es el "Señor del riesgo... no el Señor de la comodidad, la seguridad y la facilidad".

"Seguir a Jesús exige una buena dosis de valor, una disposición a canjear el sofá por un par de zapatos para caminar y partir hacia nuevas rutas desconocidas", afirmó Francisco.

Desafió al mar de gente que lo escuchaba, sentados sobre mantas, a dejar su marca en el mundo al participar como "políticos, pensadores, activistas sociales" y a ayudar a construir una economía mundial "inspirada en la solidaridad".

"La época en que vivimos no requiere jóvenes 'apoltronados en el sofá''', afirmó ante sonoros aplausos, "sino jóvenes con zapatos, o mejor, botas, amarrados".

Como un político que anima a una multitud, Francisco le gritó a su audiencia: "¿Quieren que otros decidan el futuro de ustedes?". Cuando no recibió el sonoro "¡No!" que esperaba, intentó un "Sí".

"¿Quieren luchar por su futuro?", preguntó.

"¡Sí!", rugieron.

"El papa no nos ordena que hagamos cosas, nos alienta", dijo Szymon Werner, un hombre de 32 años de Cracovia que estaba en el prado, a The Associated Press. "Es cierto, hay muchas tentaciones, debilidades en la vida, y deberíamos intentar hacer algo acerca de ellas".

"Le daré más atención a mi familia", prometió. "Anoche le di un aventón a unos peregrinos extranjeros que perdieron su autobús, ¡así que creo que la presencia del papa está funcionando!".

Francisco hizo su exhortación nocturna después de que celebró una misa con sacerdotes, monjas y jóvenes seminaristas, a los que también exhortó a salir de sus zonas de confort y atender a los necesitados en el mundo. Dijo que Jesús desea que la Iglesia "sea una Iglesia en movimiento, una Iglesia que sale hacia el mundo".

Pronunció esa homilía en un santuario dedicado a San Juan Pablo II, el pontífice polaco cuya firme defensa de los derechos de los trabajadores en las décadas de 1970 y de 1980 desafió a los gobernantes socialistas de su nación en aquella época.

Francisco ha llevado una agenda agotadora desde que llegó a Polonia el miércoles, en la que es su primera visita a Europa del Este. El viernes acudió al campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, donde se reunió con sobrevivientes y con personas que ayudaron a judíos a escapar de la persecución desatada por Hitler.

El pontífice concluye su visita a Polonia el domingo después de ofrecer una misa en la misma pradera de Brzegi, el evento cumbre de la Jornada Mundial de la Juventud de este año.

___

D'Emilio reportó desde Cracovia; Vanessa Gera en Varsovia contribuyó con este despacho.

___

Frances D'Emilio está en Twitter como: www.twitter.com/fdemilio

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario