Mundo 15 julio 2016

Francia llama a miles de reservistas tras ataque en Niza

NIZA, Francia (AP) — Francia llamó a miles de reservistas de las fuerzas de seguridad el viernes mientras las autoridades tratan de determinar por qué un repartidor tunecino conocido sólo como un delincuente menor se puso tras el volante de un camión de 19 toneladas y se lanzó contra una aterrada multitud a la orilla del mar en el Día de la Bastilla, dejando 84 muertos y más de 200 heridos.

Los testigos describieron cómo Mohamed Bouhlel condijo su camión en zigzag sobre una abarrotada calle peatonal de Niza, lanzándose directamente contra niños, madres que empujaban cochecitos de bebés y familias que sólo pudieron guarecerse detrás de bancos de plástico.

El presidente Francois Hollande amplió un estado de emergencia nacional que se decretó tras los ataques terroristas del 13 de noviembre en París que cobraron la vida de 130 personas y que el grupo Estado Islámico se atribuyó.

Ese estado de emergencia estaba a días de ser levantado, pero en vez de eso fue extendido por tres meses más. El gobierno llamó a su reserva operativa de 25.000 elementos —conformada principalmente por ex militares o ex gendarmes— para que releve a sus agotados oficiales, que han estado bajo presión mes tras mes por el estado de emergencia.

Hollande dijo que el ataque fue "innegablemente de naturaleza terrorista", pero la fiscalía indicó que el conductor de 31 años, que vivía en Niza, no era conocido por los servicios de inteligencia.

Ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad de la matanza del jueves por la noche de turistas y residentes que abarrotaban el lujoso malecón, desde donde cerca de 30.000 personas habían disfrutado del espectáculo de fuegos artificiales por el Día de la Bastilla.

Se dispersaron para disfrutar de los artistas callejeros por la noche, las salas de videojuegos y puestos de comida, o para regresar tranquilamente a sus hoteles ubicados junto a la suave marea mediterránea. Fue cuando Bouhlel condujo su camión sobre el camino peatonal y convirtió la celebración en una aterradora carrera por la supervivencia.

Cyril Croisy dijo haber visto al camión acelerar contra el primer grupo de personas afuera del emblemático hotel Negresso de Niza, apuntando directamente a un puesto que vendía dulces a los niños.

Agregó que trató de ayudar a los heridos, entre ellos una mujer con heridas catastróficas.

"Yo estuve a su lado cuando su corazón se detuvo", declaró Croisy, con ojos llorosos mientras hablaba. El parisino de 40 años sufrió una fractura de brazo mientras huía del lugar y saltaba de la calle peatonal a la playa, más abajo.

Diez de los 84 muertos eran niños. De los 202 lesionados, 52 se encuentran en estado crítico.

Entre los fallecidos están inmigrantes y turistas de varios países, incluyendo Argelia, Túnez, Marruecos, Alemania, Rusia, Ucrania, Suiza y Estados Unidos. Dos escoceses se encuentran entre las decenas de personas reportadas como desaparecidas.

El fiscal francés Francois Molins dijo que Bouhlel traía consigo una pistola cargada, tres armas réplicas y una granada vacía en el camión, que él mismo había rentado tres días antes. La policía lo consideraba un delincuente menor sospechoso desde 2010 de varias amenazas y delitos por robo, vandalismo y otra conducta violenta, de acuerdo con Molins.

___

Hinnant reportó desde Perigueux, Francia. Los periodistas de The Associated Press Raphael Satter en París, Shawn Pogatchnik en Dublín, Jamey Keaten en Ginebra, Naomi Koppel en Londres y Josh Replogle en Miami contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario