Associated Press 05 abril 2016

Ford construirá fábrica de autos pequeños en México

DETROIT, Michigan, EE.UU. (AP) — Ford Motor Co. planea construir una nueva planta de montaje en México, con una inversión de 1.600 millones de dólares, que creará 2.800 empleos y significará el traslado de la fabricación de autos pequeños desde Estados Unidos, en un contexto en el que el traslado de empleos al sur de la frontera se ha convertido en tema en la campaña presidencial estadounidense.

Ford no dijo qué vehículos se fabricarán en la planta que estará en el estado de San Luis Potosí. Pero el sindicato United Auto Workers dijo que el plan de Ford es trasladar la producción del compacto Focus y el híbrido C-Max de los suburbios de Detroit a México, donde los costos son más bajos y la rentabilidad es mayor.

El nuevo convenio laboral, firmado el año pasado y vigente por cuatro años, garantiza nuevos vehículos para la planta en Wayne, Michigan, en 2018 y 2020, y una inversión de 700 millones de dólares para conservar los 3.924 empleos. Según el sindicato, la planta fabricaría un nuevo modelo de la pickup Ranger y un nuevo SUV llamado Bronco.

Ford anunció la medida el día que se realiza la crucial elección primaria en Wisconsin y generó una dura respuesta del precandidato republicano Donald Trump, quien emitió un comunicado en el que calificó la decisión de Ford de "una desgracia total".

Trump ha criticado duramente las empresas que trasladan empleos a México aprovechando lo que llama un acuerdo comercial desequilibrado. Ha prometido reescribir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994, aplicar impuestos sobre las importaciones y sancionar a empresas estadounidenses como Ford.

Dijo que de ser presidente, ese tipo de transacciones no ocurrirán. "Tener productos baratos no resulta tan barato cuando se considera el desempleo y los bajos salarios que conllevan", agregó el magnate, asegurando que él cambiaría las normas del comercio para que las compañías no se vayan a hacer negocio a otros lugares.

En respuesta, Ford subrayó sus inversiones dentro de Estados Unidos, señalando que la compañía ha invertido más del 80% de su capital en el país y se ha comprometido a invertir entre 8.000 millones y 9.000 millones adicionales en los próximos cuatro años.

"Desde el 2011 hemos invertido más de 10.000 millones de dólares en nuestras instalaciones. Hemos contratado más de 25.000 personas", dijo el director Mark Fields el mes pasado en una exhibición de automóviles en Nueva York.

La fabricación de autos y otros productos ha trasladado empleos al sur durante años. La producción automotriz mexicana se duplicó con creces en la última década, y la consultora IHS Automotive vaticina que aumentará 50% a poco menos de 5 millones de vehículos para 2022. Para Estados Unidos se prevé un aumento de 3% a 12,2 millones de vehículos en los próximos siete años.

Joe Hinrichs, presidente de Ford para las Américas, dijo que la empresa es una automotriz global que fabrica autos donde resulta más rentable. Confirmó que la nueva planta empezará a fabricar autos pequeños en 2018. "Hemos hablado de mejorar la rentabilidad de los autos pequeños y esto es parte importante", dijo el martes a The Associated Press.

Según el nuevo contrato sindical, los obreros de la fábrica Ford obtendrán aproximadamente 60 dólares la hora entre salario y prestaciones, mientras que en México la cifra es de uno 8 dólares la hora, según el Center for Automotive Research, una institución de estudios sobre el sector automotriz.

Trump no solamente ha criticado a Ford. Por ejemplo, ha jurado dejar de comer galletas Oreo luego que la empresa matriz de Nabisco, Mondelez International, dijo que trasladará su producción de Chicago a México.

Otros candidatos han criticado acuerdos comerciales como el TLCAN, pero Trump ha ido más allá. Ha amenazado con imponer aranceles de 45% sobre las importaciones chinas, y ha amenazado con aplicarle impuestos a autopartes y otros equipos hechos en México.

Estados Unidos siempre ha sido una economía abierta y acuerdos como el TLCAN no afectan mucho la cifra de desempleo, estiman economistas. La enorme brecha entre los salarios dentro y fuera de Estados Unidos, y el reemplazo de seres humanos por máquinas, han tenido un efecto mucho más grande.

La mayoría de los vehículos fabricados en la nueva planta de la Ford en México serán para ser vendidos en Norteamérica, y la mayoría serán para exportar a Estados Unidos, el mercado más grande del mundo.

La decisión fue criticada por el UAW.

"Las empresas siguen yéndose a países donde pagan menos y exportan sus productos a Estados Unidos. Eso es algo que no funciona y que debemos reparar", dijo en un comunicado el presidente de esa central sindical Dennis Williams.

Aunque Trump se queja ahora de Ford, en realidad casi todas las empresas automotrices tienen fábricas en México incluyendo General Motors, Fiat Chrysler, Honda, Nissan y Volkswagen. El año pasado, la GM anunció que ensamblaría el Chevrolet Cruze en México para exportarlo a países fuera de Estados Unidos. El Cruze para Norteamérica se fabrica actualmente en un planta en Cleveland.

Hinrichs dijo que la Ford fabrica más vehículos en Estados Unidos y tiene más empleados estadounidenses que cualquier otra empresa de carros.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario