Associated Press 24 mayo 2016

Florida ya domó al dengue: ¿Modelo para lucha contra zika?

RIO, Florida, EE.UU. (AP) — Parecía que todo el mundo se había resfriado en el barrio de Rachel Heidi, por el que pasa un río. Pálida y temblorosa, se fue del trabajo afiebrada. Sus vecinos tenían los mismos síntomas y un contratista que trabajaba en su casa se sintió tan mal que se fue a un hospital.

Heidi pensó que los chicos del barrio estaban contagiando algún virus pasajero. Jamás pensó que se trataba de un virus propagado por insectos que merodeaban los bebederos de pájaros y demás sitios donde se acumula agua, hasta que las autoridades sanitarias dejaron en su casa unos panfletos recomendando que diesen muestras de sangre si habían sentido fiebre o dolores musculares o en las coyunturas.

Un brote de dengue tomó a la costa atlántica de la Florida por sorpresa e infectó a 28 personas entre agosto y septiembre del 2013. Una enfermedad propagada por los mosquitos y asociada con el tercer mundo se estaba esparciendo por Río y Jensen Beach.

Los mosquitos portadores de dengue también transmiten el virus del zika, que ha sido asociado con graves defectos de nacimiento y ha generado una epidemia en América Latina.

Las autoridades no esperan brotes grandes en Estados Unidos, pero en algún momento el zika se hará presente aquí y la exitosa batalla librada contra el dengue en estos suburbios de la Florida pueden ofrecer varias lecciones acerca de lo que le espera a otras comunidades. Algunas de las enseñanzas que dejó esa campaña es la importancia de que expertos en el control de mosquitos inspeccionen las viviendas, campañas informativas a través de los medios de comunicación, la eliminación de toda acumulación de agua y los cuidados que debe tomar la gente para asegurarse de que sus jardines no son incubadoras de mosquitos.

La gente que viaja de vez en cuando vuelve contagiada de dengue, pero en la Florida no hubo brotes de ese mal durante 75 años, hasta que surgió uno en Cayo Hueso en el 2009. El estado registra ahora un puñado de casos por año, sobre todo en Miami, que está más densamente poblada. Las autoridades sanitarias alertan a los hospitales sobre el peligro del dengue, pero la población en general se preocupa poco y nada de las enfermedades transmitidas por los mosquitos.

"No tenemos un aeropuerto internacional aquí. Ni mucho turismo. No hay cruceros ni un puerto. Nada. No llega gente de afuera, como en Miami o en Cayo Hueso. Pero de todos modos, apareció el dengue por aquí", dijo Heid.

El brote del 2013 en el condado de Martin pareció algo inusual. Ocurrió 160 kilómetros (100 millas) al norte de Miami, en comunidades de menos de 15.000 personas, pero donde había mosquitos aedes aegypti que transmiten el dengue y habitaba una persona que había traído el mal desde afuera dos años antes.

Camiones fumigadores recorrieron los barrios afectados todas las noches por un mes y empleados del estado pasaron además entre cuatro y cinco horas diarias fumigando sitios específicos donde había agua acumulada y se podían reproducir los mosquitos.

"Río es un viejo pueblo costero, un pueblo pesquero", dijo Stephen Noe, inspector especializado en el control de los mosquitos. "Las lanchas fueron un problema enorme".

Seis empleados abocados a esas tareas bastaron para contener el brote, según Don Donaldson, director del departamento de ingeniería del condado.

Ocho personas debieron ser hospitalizadas, aunque ninguna sufrió formas severas de dengue. Las cosas pudieron haber sido mucho peores, según las autoridades hospitalarias.

Los bancos de sangre dejaron de recibir muestras en dos condados. Las autoridades decidieron luego que esa fue una medida exagerada, que pudo haber comprometido las reservas de sangre de la Florida si había un brote de dengue en un condado más grande. Se redactaron nuevos protocolos según los cuales se suspenden las donaciones solo en los barrios afectados directamente por virus transportados por mosquitos.

Las enfermedades transmitidas por mosquitos surgen al combinarse una serie de factores y no hay pruebas de que algún método en particular ayude a prevenir brotes, según los investigadores.

"Tiene que llegar una persona infectada a una comunidad y debe haber una abundante cantidad de portadores y gente que pase mucho tiempo al aire libre... El tipo de cosas que pasa todos los días en la Florida. ¿Por qué hubo un brote en ese sitio en particular y no en otros con condiciones similares?", preguntó Nathan Burkett-Cadena, que estudia la transmisión de virus a través de los mosquitos en la Universidad de la Florida.

Heid dice que la gente está aprendiendo a combatir los mosquitos.

No hace mucho, durante el verano tenía que estar espantando mosquitos cuando trabajaba en su jardín.

"Pero ahora las cosas no están tan mal porque la gente sacó el agua de los bañaderos de pájaros", expresó. "No dejan que se acumule agua en ningún sitio".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario