EEUU 10 marzo 2016

FBI refuta afirmación de Apple sobre contraseña de iPhone

WASHINGTON (AP) — La decisión de cambiar la contraseña de una cuenta de iCloud ligada a uno de los autores de la masacre de San Bernardino no estropeó realmente la investigación del tiroteo, afirmaron funcionarios del FBI en un documento presentado ante la corte el jueves como parte de una disputa entre el Departamento de Justicia y Apple Inc. sobre el cifrado de un celular bloqueado.

El director del FBI, James Comey, testificó la semana pasada ante el Congreso que se cometió "un error" cuando el FBI solicitó al condado San Bernardino, que es propietario del teléfono, que restableciera la contraseña para una cuenta vinculada a Syed Farook, que junto con su esposa mató a 14 personas en los tiroteos del 2 de diciembre.

Pero en una declaración jurada el jueves, Chris Pluhar, un agente del FBI involucrado en el procesamiento de la evidencia, dijo que el restablecimiento de la contraseña no representó una diferencia. El iPhone de Farook, que fue hallado apagado, tenía los respaldos de iCloud desactivados para su correo electrónico, fotografías y notas, y no se cree que se encuentren completos, afirmó Pluhar. El Departamento de Justicia señaló que incluso con una copia completa del respaldo, el gobierno necesitaría revisar el teléfono "a fin de buscar hasta en el último rincón" como parte de la pesquisa.

La declaración pretende rebatir las aseveraciones previas de Apple en que indicó que, si el FBI no hubiera cambiado la contraseña de iCloud, sus ingenieros podrían haber ayudado a los investigadores a usar una conexión inalámbrica conocida —y por lo tanto confiable— para engañar al iPhone con el fin de que realizara automáticamente un respaldo en iCloud.

La declaración forma parte de los documentos que el Departamento de Justicia entregó a la corte a fin de alentar a un magistrado federal a confirmar su decisión del mes pasado de forzar a Apple a ayudar al FBI a tener acceso al contenido del teléfono de Farook.

En los documentos, los fiscales federales argumentaron que es muy probable que el celular tenga evidencia del ataque, y que el gobierno y la comunidad "necesitan saber" qué hay en el dispositivo. Sólo Apple tiene la capacidad de ayudar, y el hacerlo no resulta excesivamente pesado para la empresa, consideró el gobierno.

El texto, que prepara el terreno para una audiencia del 22 de marzo en el sur de California, representa un paso más en la disputa entre el gobierno federal y una de las empresas tecnológicas más grandes del mundo.

Apple dijo el jueves que el Departamento de Justicia está "tan desesperado a estas alturas que ha dejado de lado todo decoro".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario