Deportes 05 agosto 2016

Favre se pregunta si pertenece al Salón de la Fama

CANTON, Ohio, EE.UU. (AP) — Brett Favre parecía un tanto sorprendido con la pregunta.

Cuestionado sobre si alguna vez se imaginó vistiendo una chaqueta dorada en Cantón, Favre respondió de inmediato: "Para nada".

Aún no está seguro de pertenecer al Salón de la Fama de Fútbol Americano, al que ingresará la noche del sábado.

"Es algo impresionante", dijo el viernes el laureado quarterback. "Increíble. Tengo un enorme respeto por el juego. Tengo a estos muchachos en la más alta estima. Me cuesta trabajo creer que soy uno de ellos".

Esos muchachos son los 295 miembros del recinto a los que se integrará Favre, junto con Tony Dungy, Marvin Harrison, Orlando Pace, Kevin Greene, Ken Stabler, Dick Stanfel y Ed DeBartolo Jr.

El hecho de que Favre dude que pertenece al recinto de los inmortales luego de gozar de una de las carreras más brillantes en la historia de la NFL — 20 temporadas, una tonelada de récords, incluyendo uno de 299 partidos consecutivos y un título de la NFL en 1996 — para la mayoría son puras palabras.

El primer ganador de tres premios de Jugador Más Valioso (1995-97), Favre alcanzó estadísticas que pueden ser abrumadoras. A eso hay que añadirle su espíritu competitivo y su actitud divertida, y era una garantía que ingresaría en la primera oportunidad, por lo que el comité de selección ni siquiera tuvo que discutir su candidatura en febrero pasado.

Cuando comenzó a recibir los mensajes de texto de sus héroes, en particular Roger Staubach, Favre dijo que tuvo que "recoger su quijada del suelo".

"No era mi objetivo", admitió Favre. "Le tengo el mayor de los respetos a los jugadores que ingresan, pero yo solo quería jugar, y quienes me vieron saben de lo que hablo. Si me hubieran pagado 50 dólares, me hubiera sentido de la misma manera. Pero pagan un montón de dinero. Cuando conducía a casa, me decía: '¡Esto es robar!'"

Favre recordó la primera vez que visitó el Salón de la Fama, en 1993, antes de su tercera temporada como profesional. Los Packers jugaban ante los Raiders.

Lo que más recuerda, no es precisamente un ejemplo deportivo.

"Solo me acuerdo de los jugadores de los Raiders afuera del vestuario fumando", dijo entre las risas de los reporteros. "Aquí hay algo malo".

Cuando Favre se enfunde el sábado en su chaqueta dorada, la traerá puesta un buen rato. Cuestionado sobre lo que hará el lunes de regreso en Mississippi, respondió: "Cortar el césped — con mi chaqueta dorada".

Dungy hizo historia con los Colts en febrero de 2007, al convertirse en el primer coach negro en ganar el Super Bowl. Ha sido mentor de varios coaches y jugadores, y su insistencia en que las personas "hagan las cosas de manera correcta" es tan importante para su legado como su marca como entrenador.

Dungy no niega su papel como pionero del deporte, pero tampoco lo promueve.

Otros sí.

"El coach Dungy ha sido un rayo de luz en todas las facetas de su vida y vocación", dijo John Wooten, presidente de la Alianza Fritz Pollard, una organización de coaches, gerentes, visores y árbitros de minorías en la NFL. "Es un hombre de fe, inspiración y mentor para un sinnúmero de personas".

Una de sus estrellas con los Colts fue Harrison, quien tiene la marca de la NFL de más recepciones en una temporada con 143 en 2002. Harrison necesitó tres intentos antes de ingresar al recinto, uno menos de los que necesitó Dungy.

Harrison, quien terminó con 1.102 atrapadas, la tercer mayor cantidad en la historia, recordó sus inicios en el deporte en Filadelfia.

"En la calle", dijo. "No había parques. Jugábamos tocado a dos manos, y jugábamos tacleado solo cuando nevaba".

Excelente al correr sus rutas y con manos extraordinarias, Harrison lució ante defensive backs ilustres como Deion Sanders, Aeneas Williams y Darrell Green, todos ellos miembros del Salón de la Fama.

"Aprendí a jugar duro y cuando haces eso, todo lo demás encaja", comentó.

Greene, un astro al momento de capturar quarterbacks con cuatro equipos distintos, es tercer lugar histórico en dicha categoría con 160, y sumó otras características que lo llevaron al éxito, pero no a un pronto ingreso al Salón de la Fama; se retiró en 1999.

"Hay muchas cosas que distinguen a las personas", explicó el ex linebacker/defensive end. "Debes ser más rudo y más malo que los que están frente a ti. Se necesita de técnica y fundamentos. Estudiar el juego; las personas ya no estudian el juego como solían hacerlo.

"Y corazón. ¿Juegas por amor al deporte o por un cheque? Yo solo jugué y dejé que las cosas fluyeran. No tengas miedo de demostrar tu amor y entusiasmo por el juego".

Ni Favre pudo haberlo dicho mejor.

___

Los sitios web de AP para la NFL: www.pro32.ap.org y www.twitter.com/AP_NFL

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario