Familia Castro en el desfile Chanel y los cubanos miran desde las barreras

Asistieron los dos Tony Castro, hijo y nieto del ex gobernante, y Mariela y Deborah, hijas del general-presidente; los cubanos de a pie fueron "barridos" por la policía a por lo menos una cuadra de distancia.

Embed


El diario británico The Daily Telegraph señala este miércoles en su sección de modas que "no es tarea fácil orquestar toda una pasarela de Chanel en Cuba, un país donde la gastronomía y el hospedaje todavía son un poco de estilo soviético, las tiendas son escasas y distantes, las boutiques de diseñador no existen, y el régimen frunce las cejas ante los logotipos" de marcas célebres.

Embed

Sin embargo, el proyecto cuajó, a todo trapo, la noche del martes en el Paseo del Prado de La Habana, la pasarela más larga del mundo (170 metros) remozada para la ocasión. Todo se originó en una intuición del "Káiser" de la moda y jefe deChanel, Karl Lagerfeld de que debía presentar en Cuba su próxima colección Inter-estaciones Crucero , dijo al matutino británico el presidente para moda de la casa francesa, Bruno Pavlovsky.

La súpermodelo brasileña Gisele Bündchen (d) con la editora jefa de Vogue Paris, Emmanuelle Alt (c) al en el desfile de Chanel.

Las maniquíes, entre las que figuraron las supermodelos brasileñas Gisele Bundchen y Alice Dellal, la británica Stella Tennant, su coterránea la actriz Tilda Swinton, la británico-estadounidense Geraldine Chaplin y la cantante francesa Vanessa Paradis, fueron transportadas desde el Hotel Nacional, donde se hospedaron, en decenas de pintorescos "almendrones", autos americanos de los años 50 preservados por mecánicos cubanos.

No desfiló, sin embargo, como se había especulado, el nieto de 19 años de Fidel Castro, que lleva el nombre de su padre, Antonio Castro Soto del Valle, el más mediático de los vástagos del exgobernante. Pavlovsky dijo al Telegraph que era falso que hubieran contratado al joven para el desfile, aunque sí asistió como invitado, al igual que su padre y sus tías Mariela y Deborah, hijas del gobernante Raúl Castro.

El ejecutivo de la firma francesa precisó que Chanel había insistido en que cubanos de a pie pudieran presenciar la pasarela, pero los que se congregaron en el Paseo que corre entre el Parque Central de La Habana y la Explanada de la Punta tuvieron que verlo de lejos, desde detrás de las barreras colocadas y custodiadas por cientos de policías, o en el mejor de los casos desde los balcones de los edificios colindantes.

Otro diario británico, el Daily Mail, narra que horas antes de la muestra apareció "un enjambre de agentes que virtualmente barrieron a todos los residentes de la capital a por lo menos una cuadra de distancia, detrás de barreras amarillas y de filas apretadas de policías en uniforme y de civil".

Del jet-set de VIPs que pudo ver la exhibición de cerca formaron parte, además de los Castro, el actor Vin Diesel, que rueda en La Habana la parte 8 de la saga Rápido y Furioso; la exeditora de la revista Vogue París Carine Roitfeld, y su sucesora Emmanuelle Alt; el exitoso dúo musical cubano Gente de Zona, y la sobreviviente del Buenavista Social Club Omara Portuondo.

El show, que una lluvia temprana amenazó con estropear, fue descrito por el Daily Mail, como "la más extrema manifestación hasta la fecha del nuevo estatus de país de moda que Cuba ha asumido en el escenario artístico y cultural desde la declaración de distensión con Estados Unidos en diciembre de 2014".



Fuente: martinoticias.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario