Deportes 02 septiembre 2016

Exitosa prueba de asistencia por video en Italia-Francia

BARI, Italia (AP) — En 10 segundos, el árbitro Bjorn Kuipers recibió toda la información que necesitaba de dos asistentes que examinaban repeticiones de video en un camión afuera del estadio.

En vez de expulsar al zaguero francés Djibril Sidibe por una fuerte falta sobre el mediocampista italiano Daniele De Rossi a los tres minutos de un partido amistoso, Kuipers sacó una tarjeta amarilla.

Eso es exactamente lo que la FIFA pretendía cuando aprobó las pruebas con la asistencia de video para los árbitros: que la interrupción fuese mínima, y que no se afectara el ritmo del juego.

"La información que recibí en apenas 10 segundos me inclinó a sacar la amarilla en vez de expulsar al jugador", dijo Kuipers el viernes, un día después del triunfo de Francia por 3-1 en el encuentro amistoso ante Italia.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino espera que la asistencia de video para los árbitros sea utilizada en la Copa del Mundo de 2018 en Rusia.

"Anoche se escribió una página en la historia del fútbol", dijo Infantino, quien acudió al partido en Bari. "Finalmente, después de años de hablar al respecto, emprendimos acciones concretas".

Los experimentos también se realizan a nivel de torneos de clubes, incluyendo la primera división de Australia, la Bundesliga, la liga y copas en Portugal, la MLS estadounidense y la Serie A italiana.

La asistencia por video se limita a decisiones sobre goles, penales, expulsiones y casos en los que el árbitro se confunda de jugador.

Por ahora, la única tecnología que se utiliza en el fútbol es para detectar si un balón cruza la raya de gol.

"Ya no podemos permitir que todo el mundo vea algo importante y que el único que no lo vea, porque no se le permite, sea el árbitro", señaló Infantino.

Kuipers dijo que utilizó la asistencia cuando Italia protestó por una supuesta mano de Layvin Kurzawa después de un cabezazo de De Rossi en el primer tiempo.

"Me di cuenta que los jugadores aceptaron las decisiones más tranquilos", dijo Kuipers. "Es mejor para todos, incluso para los árbitros porque pueden estar más tranquilos y seguros".

La prueba fue considerada como "semi-viva", porque Kuipers no revisó ninguna jugada desde la cancha.

La FIFA no ha implementado todavía pruebas con revisiones en la cancha. En cambio, el árbitro holandés recibió la asistencia a través de comunicación por radio.

Al comentar la falta de Sidibe, Kuiper relató que los jugadores de Italia pedían una roja.

"Así que pude hablar con el ayudante del video, me dio la información para sacar la amarilla y los jugadores la aceptaron", recordó Kuipers. "Por ejemplo, (Giorgio) Chiellini me dijo 'roja clara', y yo le dije, 'es amarilla, ya es suficiente'. Así que la aceptaron y ahí se terminó".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario