Mundo 22 septiembre 2016

Exclusiva AP: Assad culpa a EEUU del fracaso de tregua siria

DAMASCO, Siria (AP) — El presidente de Siria, Bashar Assad, dijo que los ataques aéreos de Estados Unidos contra tropas de Damasco en el este del país fueron "definitivamente intencionales" y duraron una hora, y culpó a Washington del fracaso del acuerdo de alto el fuego pactado con Rusia.

En una entrevista con The Associated Press, Assad manifestó que es probable que la guerra, que está en su sexto año, "continúe", por lo que calificó de apoyo continuado externo a sus rivales.

Durante la entrevista realizada el miércoles, agregó que Estados Unidos "no tiene la voluntad" de unirse a Rusia en la lucha contra los extremistas islámicos en Siria.

El presidente sirio rechazó además las acusaciones de que aviones sirios o rusos atacaron un convoy de ayuda humanitaria en Aleppo y negó que sus tropas impidan la llegada de comida a la zona de la ciudad controlada por los rebeldes.

"Estados Unidos no tiene la voluntad de luchar contra (los grupos islamistas) al-Nusra o Estado Islámico, porque creen que son fichas que pueden jugar para sus propios fines. Si atacan a al-Nusra o al Estado Islámico, perderán una ficha muy importante para ellos en Siria. Así que no creo que Estados Unidos esté dispuesto a unirse a Rusia para luchar contra los terroristas en Siria", dijo el mandatario.

En cuanto al bombardeo contra tropas sirias, rechazó la explicación estadounidense de que fue un error.

"No fue un error porque no fue, digamos, que un avión lanzó una sola bomba por accidente. Fueron cuatro aviones que atacaron seguidamente una sola posición por una hora, más de una hora. Nadie comete un error por más de una hora. Además, no es que estaban atacando un simple edificio; es una instalación amplia basada en numerosas colinas y por ahí no había ningún terrorista", aseguró Assad.

Rechazó además las denuncias de que fueron aviones sirios los que bombardearon el convoy de ayuda humanitaria en Aleppo, declarando que "yo diría que cualquier cosa que digan los funcionarios norteamericanos sobre el conflicto en Siria en general carece de credibilidad. Todo lo que dicen son mentiras, digamos burbujas, que no tienen fundamento sólido".

Aun así, manifestó que la guerra terminará y que la paz algún día volverá a su país.

"La devastación es dolorosa, por supuesto, pero podemos reconstruir el país. Vamos a hacerlo. Algún día la guerra concluirá. Lo más doloroso es la destrucción de la sociedad, la matanza, el derramamiento de sangre, algo que vemos todos los días a toda hora. ¿Pero qué voy a pensar? Cuando veo esas fotos, pienso en los funcionarios occidentales y me pregunto qué sienten cuando ven esta devastación y saben que sus manos están manchadas de sangre".

"Cuando se tienen muchos elementos externos que no puedes controlar, va a alargarse (la guerra) y nadie en este mundo puede decirte cuándo" va a acabar el conflicto, dijo, e insistió que los sirios que han dejado el país podrían regresar en unos pocos meses si los Estados Unidos, Arabia Saudí, Turquía y Catar dejan de respaldar a los insurgentes.

El presidente sirio habló el miércoles en el Palacio Muhajireen en Damasco, un edificio blanco en la ladera del Qasioun donde recibe a menudo a invitados. La capital siria, eje del poder de Assad, ha permanecido mayormente ajena al conflicto, librándose de la devastación sufrida por otras áreas del país, mayormente en poder de la oposición. En meses recientes, fuerzas de Assad han tomado bastiones rebeldes en los suburbios de la capital, fortaleciendo la seguridad y reduciendo la amenaza de cañoneos a Damasco.

El ataque contra la caravana de ayuda en las afueras de Aleppo ocurrió el lunes por la noche, con bombas cayendo en un almacén en momentos en que trabajadores descargaban camiones y desatando enormes explosiones. Testigos describieron un ataque sostenido de dos horas que incluyó barriles bombas, explosivos crudos, sin guía, que son lanzados desde helicópteros.

Un alto funcionario del gobierno estadounidense dijo que Washington piensa con alto nivel de certidumbre que un avión pilotado por un ruso lanzó el ataque. El funcionario no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el asunto y pidió preservar el anonimato.

Assad rechazó las acusaciones y dijo que cualquier cosa que los funcionarios estadounidenses digan "no tiene credibilidad" y es "simplemente mentira".

Al igual que Siria, Rusia ha negado haber bombardeado la caravana.

Las tensiones entre Siria y Estados Unidos han aumentado desde el ataque aéreo el 17 de septiembre por la coalición encabezada por Washington contra tropas sirias en la provincia oriental de Deir el-Zour. Funcionarios estadounidenses dicen que el ataque — el primero directo contra soldados sirios desde el estallido de la guerra en 2011— fue accidental y que los pilotos pensaron que estaban atacando posiciones del Estado Islámico.

Rusia dice que el ataque mató a más de 60 soldados sirios.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario