Mundo 06 abril 2016

Ex subjefe de policía de LA es condenado por corrupción

LOS ÁNGELES (AP) — El ex subjefe del Departamento de Policía del Condado Los Ángeles fue declarado culpable el miércoles en un caso de corrupción que derivó en la renuncia de su jefe y de varios subalternos que trataron de obstaculizar una pesquisa federal sobre abusos en la cárcel más grande de la nación.

Paul Tanaka podría enfrentar hasta 15 años de prisión federal después de haber sido declarado culpable de obstrucción de la justicia y de asociación delictuosa para obstruir la justicia.

Tanaka, de 57 años, ayudó a orquestar esfuerzos para ocultar a un reo de la cárcel después de que la policía descubrió que era un informante del FBI, dijeron fiscales. Tanaka, quien además es alcalde de Gardena, tuvo una participación crucial en el envío de sargentos para intimidar a una agente del FBI en el caso y amenazarla con arrestarla.

La corrupción se extendía hasta la cabeza del departamento de policía más grande del país. El ex jede de policía Lee Baca, quien se jubiló abruptamente en 2014 después de que se abrió proceso a 18 agentes, se declaró en febrero culpable de mentir a investigadores. Enfrenta un castigo de hasta seis meses en prisión cuando sea sentenciado el mes próximo.

La declaración de culpabilidad de Tanaka después de dos horas de deliberaciones marca el final de una investigación extensa que le llevó años a agentes y fiscales, dijo la fiscal federal Eileen Decker.

"Hoy otro jurado ha hablado", afirmó Decker. "Ellos han hablado fuerte, han hablado con presteza y han enviado un mensaje muy claro de que la corrupción dentro de las agencias policiales simplemente no será tolerada, en especial cuando proviene de la parte más alta de esas organizaciones".

En total han sido declarados culpables por delitos federales 19 miembros del departamento, entre los que se incluyen golpear a reos, soborno y asociación delictuosa.

Lo que inició como una investigación sobre abusos a los derechos civiles de los reos por parte de guardias de la cárcel creció a una pesquisa más amplia a los altos jefes sobre corrupción cuando agentes descubrieron al reo Anthony Brown con un teléfono celular en 2011. El FBI había metido de contrabando el teléfono a la cárcel para que Brown recabara evidencia sobre abusos.

Al conocerse que el FBI estaba investigando, los altos líderes de la policía de Los Ángeles lanzaron lo que llamaron Operación Caja de Pandora para evitar que se dieran a conocer detalles sobre los abusos en el departamento. Hicieron que Brown fuera trasladado de cárcel en cárcel y cambiaron su nombre en las computadoras de forma que el FBI no pudiera encontrarlo.

Tanaka atestiguó que Baca estaba enojado con el FBI y orquestó esfuerzos para obstaculizar a los agentes federales. Tanaka dijo que él no participó.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario