Mundo 22 noviembre 2016

Estupa nepalí reabre tras restauración sin ayuda de gobierno

KATMANDÚ, Nepal (AP) — Un año y medio después de que un gran terremoto destruyera cientos de atesorados monumentos en Nepal, el país celebró el martes la reapertura del primero en reconstruirse: un emblemático monumento budista coronado de oro que se alza sobre Katmandú.

La estupa de Boudhanath, una de las más grandes de su clase e importante atracción turística, fue reparada no con financiamiento del gobierno sino con donaciones privadas de grupos budistas y ayuda de voluntarios locales. El gobierno ha sido muy criticado por el lento ritmo de reconstrucción y por no haber reparado la gran mayoría de las zonas históricas.

El primer ministro, Khadga Prasad Oli, elogió la iniciativa privada de restauración en la estupa y dijo que debería servir como ejemplo al resto del país.

La reparación es una "prueba de que podemos reconstruir nuestro patrimonio", dijo Oli. "Este ejemplo nos presiona como gobierno para reconstruir todas las casas y templos que sufrieron daños".

El edificio, que se cree se construyó en el siglo XIV, se vio remecido por un sismo de magnitud 7,8 en abril de 2015 que devastó al país, matando a casi 9.000 personas y desplazando a millones. Su amplia cúpula blanca, decorada con cuatro pares de ojos hipnóticos que miran más allá de la capital, salió bien librada, pero la aguja dorada situada sobre la cúpula sufrió graves daños.

Donantes locales y extranjeros aportaron más de 2 millones de dólares, dijo Milan, Bhujel, asesor del Comité de Desarrollo de la zona de Boudhanath, que ayudó a organizar la campaña. Los donantes también dieron 31 kilos de oro para cubrir el pináculo, incluidos los 13 escalones que simbolizan la senda budista a la iluminación.

Durante el fin de semana, un helicóptero dejó caer flores sobre el edificio en una ceremonia de purificación de tres días que atrajo a peregrinos para rezar, cantar y encender lámparas con manteca. El complejo, que desde arriba se parece al diagrama budista del cosmos conocido como mandala, se iluminó con alegres luces azules, rojas, verdes y amarillas.

Ratna Bazra Lama, un empresario de 63 años que vive al borde del complejo, dijo estar entusiasmado de ver la estupa completa tras verla desmontada y después rodeada de andamios durante meses.

"La veía desde la ventana todos los días. Era muy triste", comentó. "Así que estamos felices de que esté restaurada".

El lugar está declarado patrimonio de la humanidad por la ONU, pero Christian Manhart, representante de la UNESCO en Nepal, señaló que no se había consultado con la ONU en la reconstrucción. A los expertos de la organización les preocupa que una nueva plataforma de concreto sobre la estupa pueda ser demasiado pesada y querrían estudiarla más de cerca.

La inestabilidad crónica de Nepal —24 gobiernos en los últimos 26 años— ha lastrado las labores de reconstrucción. Pasó casi un año hasta que el Gobierno formó una agencia de reconstrucción tras el terremoto. Unos cuatro millones de personas, entre tanto, pasaron el invierno sin hogar en la nación del Himalaya.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario