Associated Press 26 octubre 2016

Estudio: ceniza de carbón no contamina agua con metal pesado

RALEIGH, North Carolina, EE.UU. (AP) — Un metal pesado que causa cáncer y que se ha encontrado en pozos de cerca de vertederos de ceniza de carbón y otros centros industriales es mucho más común y producido de manera natural de lo que se creía en un principio, según indicaron el miércoles investigadores universitarios.

La presencia de cromo hexavalente está más relacionada con la roca volcánica que hay en North Carolina y los estados cercanos que con las fosas empleadas para almacenar los residuos tras la quema de carbón, explicó el profesor de geoquímica de la Universidad de Duke Avner Vengosh.

Los expertos encontraron agua subterránea muy contaminada en pozos que se encontraban a más de 18 millas de la cuenca de almacenaje de cenizas de carbón en la región del Piedmont, en el centro de North Carolina, según un estudio publicado en Environmental Science & Technology Letters, revista de la American Chemical Society.

"Lo más importante es dejar claro a la industria que el problema de la ceniza de carbón no ha desaparecido", dijo Vengosh. "Los acuíferos subterráneos cerca de reservas de cenizas de carbón están contaminados. Hemos visto pruebas de ello. Pero hemos descubierto que el problema del cromo hexavalente no está relacionado y es mucho mayor de lo que pensábamos".

El cromo hexavalente puede resultar cancerígeno al ingerirlo, según la Agencia estadounidense de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Una película de Hollywood que narraba la labor de la asistente legal Erin Brockovich mostraba cómo los vecinos de un pueblo de California se habían visto envenados por esa sustancia.

La EPA establece un límite de 100 partes por mil millones en todas las variantes del cromo, mientras que el límite específico en California para la más tóxica forma hexavalente es de 10 partes por mil millones.

Este metal pesado protagoniza las preocupaciones sobre si las grandes reservas de cenizas de carbón están contaminando los acuíferos. North Carolina advirtió el año pasado a más de 300 vecinos de las plantas de carbón de Duke Energy Corp. que no bebieran el agua de sus pozos. La recomendación se basaba en cálculos de científicos estatales sobre que ingerir agua con más de 0,07 partes por mil millones de la sustancia durante toda la vida creaba una posibilidad de uno entre un millón de causar cáncer.

Las autoridades estatales revocaron esas advertencias la primavera pasada por considerarlas demasiado estrictas, añadiendo que si se aplicara ese mismo estándar en todo el estado afectaría a unos 900.000 pozos y millones de personas se verían instadas a no beber el agua subterránea de su zona.

Duke Energy, que no tiene relación con la universidad, señaló que el estudio refuerza su posición de que la contaminación del agua no se debe a las fosas de ceniza de carbón.

"Al combinarlo con investigaciones previas, hay unas pruebas abrumadoras de que las fosas de ceniza de carbón no afectan a la calidad del agua en los pozos vecinos", afirmó Harry Sideris, vicepresidente senior de seguridad, sanidad y medio ambiente en Duke Energy.

La ley estatal obliga a la compañía eléctrica más grande del país a cerrar sus 14 plantas eléctricas de quema de carbón en North Carolina. En torno a la mitad podrían vaciarse, cubrirse de tierra y quedar donde están, pero la empresa debe proporcionar suministro de agua alternativo a vecinos que ahora utilizan agua de pozo. También está excavando y trasladando ceniza de carbón de sus fosas en South Carolina.

___

Emery P. Dalesio está en http://twitter.com/emerydalesio. Su trabajo puede encontrarse en http://bigstory.ap.org/content/emery-p-dalesio

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario