Mundo 23 junio 2016

Estudiantes chilenos vuelven a las calles

SANTIAGO, Chile (AP) — Miles de estudiantes chilenos volvieron a las calles el jueves para exigir una educación gratuita y de calidad, y para que se les permita intervenir en la definición de las leyes que los regirán en el futuro, y ante la aparición de encapuchados en sus filas, fueron severamente reprimidos por la policía con gases lacrimógenos y chorros de agua.

Aunque Santiago vive un nuevo día de preemergencia por los altos índices de contaminación atmosférica, los efectivos policiales no disminuyeron la represión con gases lacrimógenos, por el contrario, los efectos de los gases irritantes seguían en el aire horas después de que habían concluido los disturbios.

Incluso la Plaza de Armas, un lugar turístico donde se ubica la Catedral de Santiago, un museo, la municipalidad y correos, quedó inundado por los gases cuando grupos de estudiantes se acercaron al centro de la ciudad.

La policía no ha informado de momento sobre los detenidos ni una estimación de asistentes.

Los secundarios y universitarios debieron marchar por un recorrido nuevo, ya que en las anteriores caminatas por la principal avenida de Santiago, vándalos y encapuchados violentaron una antigua iglesia declarada monumento nacional, robaron la imagen de un Cristo que sacaron a la calle, donde la destruyeron casi completamente. Los policías los esperaban en gran número desplegados en diversas calles desde mucho antes que empezará la caminata.

Antes marchaban alegremente, desplegando coreografías y diversos bailes, por la principal avenida de Santiago, mientras el jueves caminaron por el costado de un parque, a metros de un río que atraviesa la ciudad.

A diferencia de otras manifestaciones, el jueves los encapuchados no lanzaron bombas incendiarias ni hubo saqueos a locales comerciales.

Los universitarios demandan respuestas a demandas históricas como la calidad y la gratuidad, conocer y participar en la elaboración del proyecto de educación superior que regirá a las próximas generaciones, que el gobierno deje de pagar anualmente miles de millones de pesos a los bancos, luego de que el ejecutivo rebajó los intereses cobrados a los jóvenes, y los secundarios quieren volver a ser administrados por el Ministerio de Educación y no por las municipalidades, y más aportes a la educación pública.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario