Associated Press 09 abril 2016

Estados derechistas enfrentan municipios liberales

RALEIGH, North Carolina, EE.UU. (AP) — La decisión de la legislatura de North Carolina y el gobernador Pat McCrory de derogar la ordenanza contra la discriminación de los LGBT de Charlotte no es una escaramuza más en la prolongada guerra cultural entre conservadores y progresistas.

Es el alarde de poder más reciente por parte de gobiernos estatales republicanos para desairar a gobiernos municipales, sobre todo de grandes ciudades gobernadas por los demócratas, que aplican políticas con las que no están de acuerdo.

"Los concejos municipales y alcaldes más liberales se exceden en las regulaciones", dijo el líder del bloque republicano de la cámara baja, Mike Hager, quien representa al pequeño pueblo de Rutherfordton. Añadió que el estado no puede convertirse en una mezcolanza de normas de comercio y empleo.

"La ley nos impone la responsabilidad de asegurar que ciudades y condados hagan lo que se supone que deben hacer".

Durante el año pasado, la legislatura de Alabama derogó la decisión de Birmingham de elevar el salario mínimo y la de Mississippi impidió aumentos similares en todas las ciudades y condados. También impidieron que los municipios prohibieran a los comercios el uso de bolsas de plástico. Legisladores de Tennessee y Arkansas han derogado ordenanzas municipales a favor de los homosexuales.

"El enfrentamiento por las normas es cada vez más entre los estados y las localidades", dijo John Dinan, profesor de la Universidad de Wake Forest y especialista en constituciones estatales y las relaciones entre distintos niveles de gobierno.

En pocos estados la brecha es más amplia que en North Carolina. Los municipios, antes considerados una fuerza para cabildear ante la legislatura, están en retroceso desde que los republicanos ganaron la mayoría legislativa en 2011 por primera vez en 140 años. Los líderes de la Cámara y el Senado viven lejos de los centros urbanos como Charlotte y Raleigh, que generalmente se inclinan por los demócratas.

Ante la cancelación de la ordenanza municipal de Charlotte del 23 de marzo, más de 130 empresarios han pedido que se derogue una ley que según ellos legaliza la discriminación. La ley trasciende lo que se ha convertido en el punto central para los republicanos: impedir que las personas transgénero puedan usar baños públicos acordes con su nueva identidad.

La legislatura prohibió a los gobiernos municipales aprobar normas protectoras de gays, lesbianas, bisexuales y transgénero en instalaciones públicas y excluyó a los grupos de una nueva norma estatal antidiscriminatoria. Los baños de escuelas y agencias estatales deben limitar los baños a gente del mismo sexo biológico. La misma ley prohíbe elevar el salario mínimo por encima de 7,25 dólares.

El año pasado, la legislatura prohibió la aprobación de normas de "ciudad santuario" para proteger a los inmigrantes.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario