EEUU 04 marzo 2016

En testimonios, Trump reconoce fallas en su universidad

WASHINGTON (AP) — Aunque Donald Trump se describe como un empresario meticuloso, los expedientes de una demanda judicial por fraude contra su universidad muestran que a veces ignoraba los problemas que la aquejaban o que era indiferente a ellos.

Durante el debate del jueves en la noche, los rivales de Trump en la contienda por la nominación republicana a la presidencia lo criticaron porque supuestamente timó a personas que se inscribieron en seminarios de inversiones en bienes raíces en la Universidad Trump y por contratar a instructores no calificados, uno de los puntos centrales de la demanda.

"A propósito, uno de ellos fue el gerente de un Buffalo Wild Wing", afirmó el precandidato Marco Rubio, refiriéndose a esa cadena de restaurantes. "Y esas son las personas que contrataron para eso, y la gente pidió dinero prestado, y se inscribieron en esa universidad falsa".

"Este es un caso en el que yo podría haber llegado a un acuerdo muy fácilmente, pero yo no hago acuerdos muy fácilmente cuando tengo la razón", respondió Trump.

Según el multimillonario, los estudiantes llenaron sondeos en forma abrumadora en los que daban altas calificaciones a los cursos.

Sin embargo, en los testimonios que tuvieron lugar en diciembre y enero, Trump reconoció que jamás se había entrevistado con los instructores a los que el sistema de comercialización de la escuela describía como "cuidadosamente seleccionados", y señaló que algunos candidatos no aptos "habían conseguido filtrarse".

Uno de los instructores era una persona que había sido declarada culpable de un delito grave, y otros no tenían experiencia en bienes raíces.

"Él nos defraudó. De acuerdo", dijo Trump después de ver la declaración de uno de los exinstructores de que sabía poco sobre bienes raíces. "Demándenlo".

El multimillonario dijo que él no controlaba la calidad de los materiales para los seminarios sobre inversiones en bienes raíces, y que se lo delegó a un hombre sin experiencia en ese tipo de actividades.

El aspirante presidencial dijo que la demanda judicial que enfrenta, a la que ha respondido, es un intento de chantaje de un despacho legal "depravado" y de una demandante principal "horrible, horrible".

Ni la demandante, Tarla Makaeff, ni sus abogados han respondido públicamente, aunque en nuevos documentos presentados esta semana en la corte refutaron las posiciones del magnate.

Cuando se enteró que las autoridades competentes del estado de Nueva York habían advertido a la Universidad Trump que no podía hacerse publicidad como una institución educativa, el precandidato reconoció que nunca le dio seguimiento a la advertencia.

"Recuerdo haber escuchado sobre el asunto, pero pensé que todo estaba resuelto. Desafortunadamente, quizá no lo estaba", agregó.

La Universidad Trump continuó haciéndose publicidad como una universidad durante cinco años.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario