Deportes 07 noviembre 2016

En Belo Horizonte, Brasil quiere olvidar humillación de 2014

BELO HORIZONTE, Brasil (AP) — Por primera vez en el estadio donde fue humillada 7-1 por Alemania hace dos años en la Copa del Mundo, Brasil puede sacarse de encima la congoja de esa derrota con una actuación resonante el jueves frente a su acérrimo rival Argentina por las eliminatorias.

El clásico sudamericano se disputará en el Mineirao, el estadio donde Alemania aplastó sin miramientos a la selección anfitriona en las semifinales del Mundial.

"Desde luego que el volver aquí es algo que aún nos afecta a todos, incluso a los que no jugaron", dijo el técnico de Brasil Tite. "Pero hay que saber responder a cada situación. Han pasado dos años y nos encontramos en un momento distinto".

El volante brasileño Renato Augusto sintetizó la pesadilla vivida por Brasil ese día: "perdió la nación entera".

Se aguarda un lleno completo en el estadio — con 62.000 butacas — de Belo Horizonte.

Desde que Tite asumió las riendas, Brasil ganó sus cuatro partidos en las eliminatorias y escaló a la cima con 21 puntos en 10 jornadas. Argentina se encuentra cinco puntos detrás.

Tres brasileños que serán de la partida ante Argentina jugaron en el llamado "Mineirazo": el lateral izquierdo Marcelo (Real Madrid); el volante Fernandinho (Manchester City) y el centrocampista Paulinho (Guangzhou Evergrande). El extremo Willian (Chelsea) no se perfila como titular, pero también enfrentó a los alemanes.

Varios otros que estuvieron contra Alemania — como el zaguero David Luiz (Chelsea) y el delantero Fred (Atlético Mineiro) — no asoman para volver pronto a la selección.

Los primeros jugadores brasileños que llegaron a Belo Horizonte prometieron hacer olvidar la derrota 7-1.

"Brasil tiene la oportunidad de escribir una nueva historia", dijo Paulinho. "No podremos cambiar lo ocurrido, pero podemos dejar una grata impresión en esta ocasión. Tras todo lo que padecimos en 2014, se nos presenta la oportunidad de redimirnos ante una gran rival".

El zaguero Rodrigo Caio (Sao Paulu), quien recién emprendía su carrera profesional en 2014, señaló que "este es un nuevo Brasil y la afición podrá constatarlo en la cancha".

Un niño que el lunes concurrió al entrenamiento abierto al público recordó el dolor que sufrió al ver la goleada que fulminó las ilusiones brasileñas de levantar su sexta Copa del Mundo.

"Lloré demasiado por ese 7-1. Pero vuelvo a tener fe", dijo Maicon Silva, de 12 años, mientras observaba el entrenamiento. "Un 7-1 contra Argentina podría compensar".

Lionel Messi y Neymar, los astros del Barcelona, deben llegar el martes para este partido en el que les tocará batirse contra el otro.

Fuera de la zona de clasificación para Rusia 2018, Argentina afronta una doble jornada de alto riesgo. Tras el choque con Brasil, Messi y compañeros recibirán a Colombia el 15 de noviembre.

Por ahora, las cuatro plazas directas de Sudamérica están en manos de Brasil, Uruguay (20 puntos), y Ecuador y Colombia (17). El quinto sitio, que disputará un repechaje contra el ganador de la eliminatoria de Oceanía, es ocupado por Chile (16), que aventaja a Argentina por una mejor diferencia de goles.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario