Associated Press 26 agosto 2016

Elogian el valor de mujer de Arizona asesinada por el EI

PRESCOTT, Arizona, EE.UU. (AP) — Varias personas que fueron rehenes dicen que una mujer de Arizona asesinada por extremistas del Estado Islámico permaneció firme en su fe cristiana y no se doblegó ante sus captores a pesar de haber sido torturada, violada e insultada.

Cuatro exrehenes que habían compartido celdas con Kayla Mueller hablaron públicamente por primera vez en una entrevista con ABC News que saldría al aire el viernes.

Frida Saide de Suecia y Patricia Chávez de Perú y Bélgica estaban entre las mujeres cautivas junto con Mueller, de 26 años, durante seis semanas en una refinería abandonada en Siria en 2014. Dijeron que los guardias se ensañaron con Mueller más que con otros prisioneros.

"Le gritaban, y solían culparla por todo lo que Estados Unidos ha hecho en el mundo", dijo Saide.

Mueller y su novio fueron capturados después de que ambos salieron de un hospital de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras en Alepo. El novio, Omar Alkhani, fue liberado 20 días después tras ser golpeado e interrogado.

Otros rehenes dijeron que Mueller, de Prescott, Arizona, mantuvo un talante optimista mientras compartían una habitación estrecha de muros de ladrillo y un solo foco donde ella solamente podía decir si era de día si un poco de luz aparecía a través de una pequeña ventila.

En ocasiones Mueller entretenía a Saide y a Chávez al imitar a los guardias. La estadounidense también les dijo cómo cuidó brevemente a una chica chií de 14 años y a una mujer mientras estuvo aislada durante seis meses.

"Ella era sorprendente. Era realmente una chica fuerte", dijo Chávez.

Los exprisioneros dijeron que Mohammed Emwazi, también conocido como Yihadi John, encabezó a otros tres guardias que hicieron desfilar a Mueller por la refinería en marzo de 2014. Un rehén, Daniel Rye Ottosen, un fotógrafo independiente danés, recordó cómo Mueller se atrevió a contradecir a un guardia que dijo que ella se había convertido al islam.

Mueller estuvo cautiva durante 18 meses. Su familia confirmó su muerte en febrero de 2015.

Sus padres Carl y Marsha Mueller criticaron al presidente Barack Obama por no cumplir una promesa de donar a Kayla's Hands (Las manos de Kayla), una fundación creada para honrar su compromiso de servir a los necesitados.

Carl Mueller le dijo a ABC News que, durante una reunión privada en 2015, Obama prometió que haría una contribución. Mueller también acusó a su gobierno de no haber ayudado a asegurar la liberación de su hija.

"El presidente podría haber sido un héroe, pero eligió no serlo", afirmó.

Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, dijo que no hablaría sobre conversaciones privadas del presidente, pero indicó que espera que Obama haga una contribución en el futuro.

Dijo que es "completamente comprensible" que los Mueller sientan dolor y consternación por el hecho de que su hija no haya sido rescatada de las manos del grupo terrorista.

___

Los periodistas de la AP Terry Tang en Phoenix y Josh Lederman en Washington, D.C., contribuyeron con este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario