Associated Press 11 julio 2016

El atacante de Dallas cambió después de estar en el ejército

DALLAS (AP) — El servicio militar cambió al hombre que baleó y mató a cinco policías en Dallas, y de ser alguien extrovertido se volvió ermitaño, dijeron sus padres, de acuerdo con el extracto de una entrevista difundida el lunes.

Delphine Johnson, madre de Micah Johnson, dijo al sitio de noticias TheBlaze que de niño su hijo quería ser policía. Sus seis años como reservista del ejército, incluyendo un turno en Afganistán, "no fue lo que Micah pensaba que iba a ser... lo que él pensaba que el ejército representaba". De acuerdo con el abogado militar que lo representaba, Johnson fue acusado de acosar sexualmente a una colega mujer mientras estaba desplegado.

Su padre, James Johnson, dijo con voz entrecortada y con lágrimas: "No sé qué decir para poder hacer las cosas mejor. No lo vi venir".

El jueves, el veterano del ejército de 25 años comenzó a disparar a los agentes mientras cientos de personas se congregaban en el centro de Dallas para protestar contra los últimos asesinatos a manos de policías. Hirió al menos a nueve agentes y a dos civiles.

El jefe de la policía de Dallas, David Brown, precisó el lunes que Johnson murió en el segundo piso de El Centro College, no en un estacionamiento como las autoridades dijeron en un principio. Los agentes enviaron hasta ese lugar un robot con una bomba que era controlado a distancia. Brown no dio más detalles, como por ejemplo el lugar donde se dieron las negociaciones poco antes de enviar el robot-bomba.

El jefe policiaco nuevamente justificó la decisión de usar al robot, diciendo que él estaba matando e hiriendo a los agentes. "Para mí no se trató de un dilema ético", agregó Brown. "Lo haría de nuevo para salvar la vida de nuestros oficiales".

Las autoridades dijeron que el asaltante, que era negro, planeaba un asalto a mayor escala y tenía material explosivo suficiente para causar más daño. Además, tenía un diario de tácticas de combate y había acumulado un importante arsenal en su vivienda, en el que hay materiales para fabricar bombas.

"Estamos convencidos de que el sospechoso tenía otros planes y pensó que lo que estaba haciendo era justo y creyó que estaba atacando a la policía: haciéndonos pagar por lo que él considera los esfuerzos de las fuerzas de orden para castigar a la gente de color", dijo Brown el domingo al programa "State of the Union" de la televisora CNN.

El hecho de que Johnson tuviese material para explosivos y hablara de emplear bombas de fabricación casera durante un enfrentamiento con la policía antes de ser abatido, indica que podría haber provocado más daño de haber tenido más tiempo, dijo el juez del condado de Dallas, Clay Jenkins.

También el domingo, Brown reveló nuevo detalles sobre las negociaciones de Johnson con la policía, apuntando que el asaltante se mofó de las autoridades, se rio de ellos, cantaba e incluso llegó a preguntar a cuántos policías había matado.

Johnson, que sirvió seis años en la reserva del ejército y cumplió un turno en Afganistán, insistió en hablar con un negociador negro y escribió con sangre en las paredes del garaje donde los agentes lo acorralaron y más tarde lo mataron con un explosivo a control remoto, precisó Brown.

El pistolero escribió las letras "RB" y otras marcas, cuyo significado no queda claro. Investigadores están intentando descifrar qué quiso decir buscando pruebas en la casa de Johnson en los suburbios de Dallas, agregó el jefe policial.

La escritura sugiere que Johnson resultó herido en una balacera con la policía. La autopsia determinará cuántas veces fue alcanzado por disparos de los agentes, señaló Jenkins.

Brown defendió la decisión de matar a Johnson mediante una bomba colocada por un robot, al afirmar que las negociaciones no avanzaban y que los agentes no podían acercarse más sin ponerse en peligro.

Dijo que estaba cada vez más preocupado porque "en una fracción de segundo fuera a atacar y matar a muchos más (policía) antes de abatirlo a él".

El incidente tuvo lugar a unas manzanas de donde fue baleado el presidente John F. Kennedy en 1963 y fue el peor ataque contra las fuerzas del orden estadounidenses desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Agentes federales intentan rastrear la procedencia de las armas que empleó, incluyendo un rifle semiautomático de estilo militar.

Unos 30 agentes participaban además en la identificación de los casquillos de bala, apuntó William Temple, un policía de Dallas encargado de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

El amplio escenario del crimen incluye el garaje donde Johnson fue asesinato y al menos otros dos puntos desde los que se cree é disparó a los agentes.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario