Mundo 17 abril 2016

EEUU se prepara para sumarse a labores tras sismo en Japón

MINAMIASO, Japón (AP) — Las fuerzas militares estadounidenses se preparaban para sumarse a las labores de ayuda el lunes en zonas de desastre en el sur de Japón mientras las autoridades enfrentaban problemas para alimentar y atender a las decenas de miles de personas que buscaron refugio después de dos fuertes terremotos que dejaron al menos a 42 muertos.

Diez personas seguían desaparecidas y los grupos de rescate redoblaban las tareas de búsqueda en la isla sureña de Kyushu, donde muchas áreas quedaron incomunicadas por los deslaves y carreteras y puentes dañados. Los pronósticos de fuertes lluvias, que llegarían a tierra y causarían la caída de edificios incluso más inestables, hicieron todavía más urgentes las búsquedas.

Toyota Motor Corp. anunció que suspendería toda su producción de vehículos en Japón durante el transcurso de esta semana debido a la escasez de partes causada por los temblores. Nissan Motor Co. también detuvo su producción en algunas plantas.

Con unas 180.000 personas buscando refugio, algunos de los evacuados dijeron que la distribución de comida se limitó en dos bolas de arroz para la cena.

"Estamos haciendo lo más que podemos", dijo el primer ministro Shinzo Abe a los legisladores al ser confrontado por la oposición respecto a la manera en que el gobierno ha manejado las labores de ayuda. "Así son las cosas. Hoy, mañana, pasado mañana, trabajaremos hacia una recuperación completa".

Las fuerzas de Estados Unidos y de Japón informaron que se están preparando para proporcionar apoyo aéreo en las labores de alivio en territorio japonés. Las fuerzas estadounidenses tienen bases importantes de la Fuerza Aérea, Armada y de Marines en el Mar de Japón, y unos 50.000 soldados estacionados en el país.

Muchas personas cuyas viviendas no fueron dañadas seriamente mientras el área fuera sacudida por más de 500 réplicas de dos potentes sismos que golpearon el jueves por la noche y las primeras horas del sábado.

"Sin agua y electricidad, no podemos hacer nada. Sin el televisor encendido, ni siquiera podemos recibir información sobre las operaciones de alivio contra el desastre", dijo Megumi Kudo, de 51 años, que hacía fila por agua afuera de un centro comunitario en la ciudad de Aso. "No podemos tomar un baño, ni siquiera una ducha".

Kudo llegó acompañado por su esposa y una hija de 12 años, cargando varios contenedores de plástico vacíos para obtener agua para su madre de 80 años que esperaba en casa.

"Es mejor estar preparado que sentirse arrepentido, como lo aprendimos por la mala", indicó.

Su casa sobrevivió, pese a que el techo sufrió serios daños, pero al igual que muchas familias, ésta dormía en su auto.

A un par de cuadras de distancia, Tokio Miyamoto, de 75 años, dijo que por ahora trataba de no dormir en su casa solo, por lo que todas las tardes cargaba su futón de dormir hasta un centro de evacuación.

"Es una molestia, pero es demasiado aterrador estar solo", señaló.

Miyamoto afirmó que en el centro de evacuación escasea la comida y solamente ofrecen en la cena un par de bolas de arroz por persona.

Los medios japoneses reportaron que la mayoría de las desapariciones se registraron en Minamiaso, una aldea montañosa en el suroeste del monte Aso de 1.592 metros de altura (5.223 pies), el volcán más grande y activo de Japón. Ahí, decenas de soldados, policías y otros socorristas paleaban los escombros y buscaban en zonas donde podría haber personas sepultadas.

Varias camillas se encuentran a la mano en caso de que alguien sea encontrado con vida.

Los terremotos en noches sucesivas azotaron la ciudad de Kumamoto y sus alrededores a finales de la semana pasada. Nueve personas murieron por el primer sismo, y 33 en el segundo. Kumamoto, una ciudad de 740.000 habitantes, se encuentra en la isla de Kyushu.

Aproximadamente 80.000 viviendas en la prefectura de Kumamoto continuaban sin electricidad el domingo, de acuerdo con el Ministerio de Economía, Comercio e Industria. Los medios japoneses habían reportado antes que cerca de 400.000 hogares seguían sin agua potable.

En las áreas de Kyushu afectadas por el terremoto se encuentran centros tecnológicos y otras fábricas, y se esperaba que las interrupciones de transporte y logística mermaran la economía de la región.

___

La periodista de The Associated Press Elaine Kurtenbach colaboró a este despacho desde Tokio.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario