Associated Press 17 junio 2016

EEUU: Retiran cargos a inmigrante que se amparó en iglesia

PORTLAND, Oregon, EE.UU. (AP) — El Departamento de Justicia de Estados Unidos retiró un cargo de reingreso ilegal contra un activista inmigrante que se refugió en una iglesia de Oregon en 2014 a fin de evitar la deportación.

El fiscal general adjunto Greg Nyhus escribió en una moción del 27 de mayo para desestimar el cargo contra Francisco Aguirre que era "en aras de la justicia". Nyhus y una vocera de la procuraduría federal en Portland respondieron mensajes que se le enviaron el viernes en busca de detalles.

Aguirre, quien tiene dos hijos estadounidenses, aún enfrenta una posible deportación. Dijo en un comunicado que desea que los agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) dejen de acosar a su familia.

"Esta victoria inicial es prueba de que cuando nos unimos podemos ganar", dijo Aguirre. "La única manera de asegurar que haya justicia para los inmigrantes es si nos unimos como comunidad y defendemos nuestros derechos humanos".

Aguirre ingresó a Estados Unidos sin autorización legal procedente de El Salvador en la década de 1990 y fue deportado en 2000, luego de ser detenido por vender heroína y cocaína en Portland.

Reingresó al país y se convirtió en un activista a favor de los derechos de los inmigrantes y coordinador de una organización sin fines de lucro que administra un centro para jornaleros. Llamó la atención de las autoridades migratorias en 2014 después de haber sido arrestado por conducir un vehículo en estado de ebriedad.

Funcionarios del ICE no respondieron de inmediato a un mensaje que pedía información actual de su caso. Pero Olga Tomchin, abogada de la Red Nacional de Jornaleros, dijo que un agente del ICE recientemente notificó a Aguirre que planea agilizar su proceso de deportación a través de un juicio que no incluye una audiencia ante un juez de inmigración.

Tomchin agregó que el proceso generalmente es reservado para gente que cumple una sentencia en prisión, porque la idea es que sean retornados a sus países de origen inmediatamente después de que cumplan sus sentencias y queden en libertad. Es inusual, añadió, que esto se use con alguien que aceptó su culpabilidad en 1999.

"Si no tuviera un equipo legal muy sólido y una gran comunidad que luchó por él, probablemente no sabría qué hacer y sería deportado rápidamente", dijo la abogada.

Quienes apoyan a Aguirre dicen que él ha contribuido positivamente a la comunidad durante el tiempo que ha vivido en Portland y que se le debería permitir quedarse con su familia. Aguirre también supera la muerte de su hijo 19 años, producto de otra relación, quien fue asesinado hace cuatro meses en El Salvador, dicen sus simpatizantes.

El domingo se planea realizar una manifestación a favor de Aguirre en la iglesia luterana Augustana, donde se encuentra refugiado.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario