Mundo 09 agosto 2016

EEUU preocupado por muertes extrajudiciales en Filipinas

MANILA, Filipinas (AP) — El gobierno estadounidense expresó preocupación por las muertes extrajudiciales de presuntos traficantes y consumidores de drogas durante una sangrienta batida supervisada por el presidente de Filipinas Rodrigo Duterte, y exhortó a su gobierno que se asegure de cumplir con las obligaciones para con los derechos humanos.

La portavoz del Departamento de Estado Elizabeth Trudeau también criticó el lunes las recientes declaraciones de Duterte sobre el embajador estadounidense en Manila y dijo que han pedido una aclaración a funcionarios de Filipinas.

El presidente recientemente se refirió al embajador estadounidense Philip Goldberg con una obscenidad y lo acusó de entrometerse en las elecciones de Filipinas.

Duterte ha tenido una relación inestable con Estados Unidos y ha dicho que va a trazar una política exterior que no sea dependiente de Estados Unidos, que desde hace mucho tiempo es su aliado. Duterte también ha tratado de enmendar relaciones con China, que han estado tensas a raíz de crecientes disputas territoriales en el Mar de la China Meridional.

La batida contra el narcotráfico ha dejado más de 400 presuntos vendedores de drogas muertos y más de 4.400 arrestados desde que Duterte asumió el poder el 30 de junio. Cerca de 600.000 personas se han entregado a las autoridades, con la esperanza de que no los maten. Los arrestos han repletado las cárceles del país, que ya estaban deterioradas y hacinadas.

"Estamos preocupados por estas detenciones, así como por los asesinatos extrajudiciales de presuntos involucrados en actividades vinculadas a las drogas en Filipinas", dijo Trudeau. "Exhortamos fuertemente a Filipinas a que se asegure de que cumpla con sus obligaciones en materia de derechos humanos al momento de aplicar sus leyes".

"Creemos en de la ley. Creemos en el debido proceso. Creemos en el respeto universal de los derechos humanos. Creemos, fundamentalmente, que estos aspectos promueven y resguardan la seguridad a largo plazo", agregó.

Líderes de la Iglesia católica y de grupos de derechos humanos en Filipinas también han expresado alarma por las muertes generalizadas ocurridas durante enfrentamientos con la policía o muertes de presuntos narcotraficantes que siguen sin explicación. Algunos cadáveres fueron abandonados con mensajes escritos en cartones, en los que advertían a la gente que no se metiera en drogas o serían los próximos.

Varios de estos asesinatos fueron perpetrados por pistoleros que iban en motos, de manera parecida a los cometidos por los llamados "escuadrones de la muerte", a los que durante años se responsabilizó de asesinatos en la ciudad de Davao, cuando Duterte fungía como alcalde.

___

Contribuyeron a este despacho los reporteros de The Associated Matthew Lee, desde Washington, y Teresa Cerojano, desde Manila.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario