Mundo 13 abril 2017

EEUU pide a Puerto Rico agregar otra opción a referendo

SAN JUAN (AP) — Los puertorriqueños que desean que su isla siga siendo territorio estadounidense recibieron el jueves un estímulo del gobierno del presidente Donald Trump.

El referendo para decidir el futuro del estatus político de Puerto Rico debería incluir el estatus actual como una opción, indicó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en una carta dirigida al gobernador Ricardo Rosselló.

Rosselló había presentado un borrador de la boleta que sólo incluía dos opciones: la estadidad o la independencia/estado libre asociado. Si una mayoría elegía la segunda, se llevaría a cabo un segundo referendo en octubre y se le preguntaría a los electores que escogieran entre ambas.

El Departamento de Justicia señaló que ese tipo de boleta generaría interrogantes en torno a la legitimidad de la votación. La boleta "no está elaborada de una forma que asegure que su resultado reflejará con precisión la actual voluntad del pueblo de Puerto Rico", se afirma en la misiva.

La dependencia indicó también que el borrador contiene declaraciones ambiguas y potencialmente engañosas, y que no puede destinar 2,5 millones de dólares en fondos federales para realizar el referendo.

El anuncio es considerado un golpe al Partido Nuevo Progresista de Rosselló, el cual está a favor de la estadidad.

Esto "tiene un impacto monumental sobre este plebiscito", afirmó en entrevista telefónica Héctor Ferrer, presidente del Partido Popular Democrático, el principal partido de oposición que apoya el estatus quo.

Rosselló hizo campaña recientemente en favor de garantizar que la isla se convierta en un estado norteamericano, y el jueves por la noche dijo que aún planea llevar a cabo el referendo el 11 de junio. Indicó que sería vinculante y que incluiría tres opciones: independencia, territorio estadounidense o estadidad. Se espera que los legisladores voten sobre la boleta enmendada la próxima semana.

"Aunque resulta indigno ofrecer a los puertorriqueños la colonia como una opción para resolver los graves problemas que enfrentamos, la oportunidad de efectuar un plebiscito avalado por el gobierno federal amerita dar un paso al frente en beneficio del pueblo de Puerto Rico", afirmó.

La isla ya ha llevado a cabo cuatro referendos previos que no generaron acción del Congreso estadounidense, el cual tiene la última palabra con relación al estatus político de la isla. En los primeros tres no hubo una mayoría clara.

En el último, efectuado en 2012, el 54% de la población expresó que deseaba un cambio en el estatus político. El 61% de las personas que respondieron la segunda pregunta dijeron estar a favor de la estadidad, pero casi 500.000 individuos dejaron dicha pregunta sin responder, por lo que muchos cuestionaron los resultados.

El Departamento de Justicia indicó que el gobierno de Rosselló no debería guiarse por los resultados del referendo de 2012.

"Han pasado casi cinco años desde ese plebiscito, durante los cuales han ocurrido cambios políticos, económicos y demográficos significativos en Puerto Rico y en Estados Unidos", señaló. "Como resultado, es incierto que la voluntad presente del pueblo sea rechazar el estatus actual de Puerto Rico".

La isla se encuentra en recesión desde hace una década, y ello ha generado un éxodo de medio millón de puertorriqueños desde 2005.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario