Associated Press 02 mayo 2016

EEUU: Mexicano se declara culpable de robo de identidad

WICHITA, Kansas, EE.UU. (AP) — Un calvario que se extendió durante varias décadas arruinó a un hombre de Texas, pero su vida podría mejorar ahora que el hombre que le robó su identidad, un agresor sexual de nacionalidad mexicana, se declaró culpable de hacer mal uso de un número de Seguro Social.

Luego de años de disputas, Marcus Calvillo estuvo a punto de darse por vencido en sus intentos por limpiar su nombre. Pero en 2013 leyó una historia de The Associated Press sobre un caso en el que le robaron la identidad a una maestra de Houston. Entonces, Calvillo contactó al fiscal de Wichita que estuvo involucrado en ese caso, el asistente del fiscal federal Brent Anderson, con la esperanza de que también le ayudara a él.

"No conozco un caso de robo de identidad más devastador que este", dijo Anderson, refiriéndose a la lucha de Calvillo.

La declaratoria de culpabilidad de Fernando Neave Ceniceros, un agresor sexual infantil de 41 años de edad, ante una corte federal de Wichita, ayudará a los fiscales a desenmarañar el largo historial criminal del impostor, y comenzará a reparar el caos en la vida de Marcus Calvillo, el sujeto de Grand Prairie, Texas, a quien le robaron la identidad.

"Ahora contamos con una admisión ante la corte de quién es en realidad", dijo Anderson después de la audiencia.

El acusado admitió haber utilizado el número de Seguro Social de Calvillo para ocultar su identidad y la falta de una residencia legal en Estados Unidos. La sentencia está programada para el 25 de julio y su abogado, David Freund, rechazó comentar al respecto.

El historial criminal de Neave Ceniceros — que incluye condenas por comportamiento impúdico con un menor, soborno, ofensas de drogas y otros cargos — erróneamente se vinculó a Calvillo cuando se le tomaron las huellas dactilares al impostor por primera vez cuando era adolescente y utilizó la identidad falsa.

Calvillo, de 46 años, difundió su calvario en octubre, cuando contó a AP por primera vez que "toda su vida se había suspendido por culpa de esta persona, y la situación cada vez era peor".

Recordó la confusión cuando fue despedido como instalador de televisión por cable, cuando solo le dijeron: "Tú sabes lo que hiciste".

Tenía cerca de 20 años de edad cuando se enteró que le habían robado su identidad. Su matrimonio se desmoronó. No podía encontrar o mantener un trabajo, y por lo mismo se retrasó con sus cuentas y con la pensión infantil.

Calvillo, quien según los fiscales no cuenta con un historial criminal, comenzó a rehacer su vida una vez que el gobierno le proporcionó un número de Seguro Social alterno. Ahora tiene su propia empresa de servicios de lavado a presión de casas.

Una vez que Neave Ceniceros sea sentenciado, Anderson dijo que puede comenzar a limpiar el nombre de Calvillo en todos los condados en los que el impostor recibió cada una de sus siete condenas.

Bajo el acuerdo negociado, Neave Ceniceros recibirá un año y un día de sentencia en prisión, que se cumplen a la par de una condena estatal que transcurre actualmente. Una vez que concluya, posiblemente será deportado.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario